Ácido Fólico

Ácido fólico: ideal para la mujer en embarazo.

Si está embarazada y quiere ofrécele un mejor crecimiento y desarrollo a su futuro hijo, consuma ácido fólico.

ácido fólico

El Ácido Fólico, también conocido como vitamina B9, tiene importantes propiedades y funciones. Sin embargo a lo largo de la historia se ha demostrado la gran importancia de su consumo en especial en el embarazo, ya que previene alteraciones en el crecimiento del sistema nervioso del bebé, disminuyendo el riesgo de partos prematuros en mujeres con preeclampsia y el riesgo de desarrollar anemia.

La dosis recomendada de Ácido Fólico es de una cápsula de 400 mcg diaria sobre una comida principal.

El promedio de ácido fólico contenido en la dieta diaria es de 500 a 700 µg, de los cuales por lo general se absorben de 50 a 200 µg, dependiendo de los requerimientos metabólicos (las embarazadas pueden absorber hasta 300 a 400 µg de ácido fólico al día).

Normalmente, de 5 a 20 mg de folatos se almacenan en el hígado y otros tejidos. Los folatos se excretan en la orina y las heces; también se destruyen por el catabolismo, de modo que las concentraciones séricas bajan en unos cuantos días cuando la ingestión disminuye. Se liga en forma extensa a las proteínas plasmáticas. Se alcanza el pico de la concentración sérica a los 30-60 minutos (2).

Puesto que las reservas corporales de folatos son relativamente bajas y los requerimientos diarios son altos, puede sobrevenir deficiencia de ácido fólico y anemia megaloblástica en 1 a 6 meses después de suspender la ingestión de ácido fólico, dependiendo del estado nutricional del paciente y de la tasa de utilización de folato (2).

El ácido fólico no alterado se absorbe con facilidad y por completo en el yeyuno proximal. Los folatos en la dieta, sin embargo, consisten primordialmente en formas poliglutamato de 5-CH3-H4folato, con presencia de muy poco folato no modificado.

Antes de la absorción, todos excepto uno de los residuos glutamil de los poliglutamatos, deben ser hidrolizados por la L-α -glutamiltransferasa dentro del borde en cepillo de la mucosa intestinal.

El monoglutamato 5-CH3-H4folato se lleva después en el torrente sanguíneo, por transporte tanto activo como pasivo y luego se distribuye ampliamente por todo el cuerpo (2).

La función principal de los folatos es la formación de cofactores de folato esenciales para las reacciones de transferencia de un carbono necesarias para la síntesis de ADN. La síntesis nueva de la purina heterocíclica comprende dos reacciones enzimáticas que emplean cofactores de folato. En éstas, el 10-CHO-H4folato y el 5,10-CHO+-H4folato donan sus unidades de un carbono para formar por último los carbono 2 y 8 de la purina heterocíclica.

En ambas reacciones, el H4folato se regenera y de nuevo puede aceptar una unidad de un carbono y entrar nuevamente al fondo común de cofactores H4folato. (2)

Otra reacción esencial en la cual es necesario un cofactor de folato es la síntesis de ácido timidílico (monofosfato de 2´-desoxitimidina, dTMP) que es un precursor esencial del ADN. En esta reacción, la timidilato sintetasa cataliza la transferencia de la unidad de4 un carbono del 5,10-CH2-H4folato a la posición 5 del monofosfato de 2´-desoxiuridina (UMPd) para formar dTMP. (2)

Anemia megaloblástica

El ácido fólico es efectivo para el tratamiento de las anemias megaloblásticas secundarias por deficiencia, tal como se observa en las anemias de origen nutricional, en el embarazo, infancia o niñez.

ácido fólico

Prevención de los defectos del tubo neural fetal

Diversas pruebas controladas demostraron que la administración suplementaria de ácido fólico antes y durante el embarazo, disminuye la incidencia de los defectos del tubo neural, en especial de la espina bífida en los neonatos, por lo que se recomienda que todas las mujeres con capacidad de embarazarse, consuman un mínimo de 0,4 mg de ácido fólico diario (4,6,7,8,9).

La síntesis y reparación del ADN son dependientes de la concentración del ácido fólico por lo que una disminución de los niveles plasmáticos de ácido fólico disminuye la disponibilidad del nutriente intracelular, llevando a un déficit en la reparación y  síntesis del ADN que disminuye el índice mitótico en los momentos críticos de la gastrulación y la  neurulación. (fases del desarrollo del tubo neural sistema nervioso) (9).

Se han demostrado los beneficio de la administración de ácido fólico sobre mujeres embarazadas con preeclampsia, donde la administración de éste disminuye la incidencia de partos pretérmino. (5) sin embargo se necesitan más estudios para comprobar su eficacia en la preeclampsia.

Adicionalmente se propone al ácido fólico como protector del sistema cardiovascular (por disminución de la homocisteína), mas no se recomienda su administración con este fin ya que su efectividad es aún criticada (3) por lo que se necesitan más estudios para poder comprobar su eficacia.

 

También se habla de su potencial efecto sobre la población masculina, para la producción de una esperma de calidad (mayor conteo de espermatozoides y menor cantidad de anomalías estructurales en estos), y así mejorara las probabilidades de un embarazo (4). Aún se necesitan más estudios para poder concluir su eficacia.

Efectos adversos

Hipersensibilidad al medicamento y reacciones alérgicas.

Contraindicaciones y advertencias

El ácido fólico se distribuye en la leche materna, pero no se han documentado alteraciones en lactantes (2). No se han documentado problemas de niños o ancianos en relación con la ingesta de ácido fólico (2).

El ácido fólico por sí solo no es una terapia adecuada para el tratamiento de la anemia perniciosa y otras anemias megaloblásticas, donde la vitamina B12 es deficiente y puede empeorar su pronóstico, por lo que se recomienda la administración conjunta con vitamina B12.

El ácido fólico en dosis superiores a 0,1 mg/día oscurece el diagnóstico de la anemia perniciosa durante la remisión hematológica en tanto que las manifestaciones neurológicas son progresivas.

El ácido fólico se excreta en la leche materna. Durante la lactancia los requerimientos de ácido fólico están aumentados. El consumo de ácido fólico es compatible con la lactancia.

Toxicidad

El ácido fólico no tiene efectos tóxicos conocidos, aún cuando se administra en cantidades muy grandes. Las grandes dosis se excretan con rapidez en la orina y en un menor grado en las heces, de modo que no ocurre exposición prolongada de los tejidos a concentraciones muy altas.

Interacciones

  • Antiácidos: disminuyen la absorción del ácido fólico al disminuir el pH intestinal. Los antiácidos deben administrarse dos horas después del ácido fólico.(2)
  • Antibióticos: interfieren en las pruebas de laboratorio de determinación de los niveles de ácido fólico sérico y eritrocitario.(2)
  • Colestiramina: el uso concurrente con ácido fólico interfiere con la absorción este último.(2)
  • Metotrexato, pirimetamina, triamtereno, trimetoprin: actúan como antagonistas de los folatos al inhibir la dihidrofolato reductasa. A los pacientes que reciben estos fármacos se les debe administrar leucovorina o ácido fólico en lugar de ácido fólico.(2)
  • Sulfonamidas, incluyendo sulfasalazina: inhiben la absorción de los folatos, por lo que se incrementan los requerimientos de ácido fólico.(2)
  • Suplementos de zinc: el ácido fólico disminuye la absorción del zinc. (2)
  • Analgésicos de uso prolongado, anticonvulsivantes, hidantoína, carbamazepina, estrógenos, anticonceptivos orales: se incrementan los requerimientos de ácido fólico.

El uso concurrente de ácido fólico disminuye los efectos anticonvulsivantes de hidantoína por antagonismo de los efectos a nivel del SNC, requiriéndose incrementar las dosis de hidantoína. (2)

Alteraciones en pruebas de laboratorio

Eleva las concentraciones de ácido fólico en plasma, por lo tanto cambia los resultado de las pruebas que midan estas concentraciones.

Efectos cancerígenos o mutagénicos

 

Bibliografía

1. Santi D, Ries C. “Antianémicos; factores de crecimiento hematopoyéticos” En: Katzung B. “Farmacología básica y clínica”. 7ma ed. México. El Manual Moderno, 1999. pp. 623-631.

2. USP DI. Drug Information for the Health Care Professional. Vol I. Massachusetts. Micromedex, Inc. 1999. pp. 1517-1520.

3.     Yu-Hao Zhou1., Jian-Yuan Tang2., Mei-Jing Wu1., Jian Lu1., Xin Wei3, Ying-Yi Qin1, Chao Wang1, Jin-Fang Xu1, Jia He1* “Effect of Folic Acid Supplementation on Cardiovascular Outcomes: A Systematic Review and Meta Analysis”, PLloS ONE, September 2011 | Volume 6 | Issue 9 | e25142.

4.     Beth Dunlap1, Kantha Shelke2, Shala A. Salem3, and Louis G. Keith1, “Folic acid and human reproduction—ten important issues for clinicians” Journal of Experimental & Clinical Assisted Reproduction, Published August 10, 2011.

5. Ferenc B´anhidy,1 Abdallah Dakhlaoui,2 Istv´an Dud´ as,3 and Andrew E. Czeizel3, “Birth Outcomes of Newborns after Folic Acid Supplementation in PregnantWomen with Early and Late Pre-Eclampsia: A Population-Based Study”, SAGE-Hindawi Access to Research Advances in Preventive Medicine Volume 2011, Article ID 127369, 7 pages.

6. James A. Greenberg, MD,1 Stacey J. Bell, DSc, RD,2 Yong Guan, MD,3 Yan-hong Yu, MD, PhD4, “Folic Acid Supplementation and Pregnancy: More Than Just Neural Tube Defect Prevention”, 2011 MedReviews®, LLC.

7.     Wolfgang Herrmann, Rima Obeid, “The Mandatory Fortification of Staple Foods With Folic Acid”, Deutsches Ärzteblatt International | Dtsch Arztebl Int 2011; 108(15): 249–54.

8.     Yunni Yi & Marion Lindemann & Antje Colligs & Claire Snowball, “Economic burden of neural tube defects and impact of prevention with folic acid: a literature review”, Received: 23 March 2011 / Accepted: 4 May 2011 / Published online: 19 May 2011 The Author(s) 2011. This article is published with open access at Springerlink.com

9.     Fernando Suárez-Obando, M.D.*, Adriana Ordóñez-Vásquez, M.Phil.*, Ignacio Zarante, M.D., MSc*, “Neural tube defects and folic acid: pathogenesis,  metabolism and embryological development. A literature review”, Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología Vol. 61 No. 1 • 2010 • (49-60)

10.  Gideon Koren MD FRCPC FACMT, “Folic acid and colorectal cancer: unwarranted fears” Vol 57: August • août 2011 | Canadian Family Physician • Le Médecin de famille canadien