Calostro Bovino

Calostro bovino para mejorar las defensas.

El calostro bovino es una excelente fuente de sustancias nutritivas para el organismo y el correcto funcionamiento del sistema inmune, gracias a que estimula la función, producción y actividad de las células del sistema inmune; adicionalmente el calostro aporta factores de transferencia, que facilitan el reconocimiento y la eliminación de las bacterias y virus.
Se recomienda como dosis de Calostro, una cápsula diaria o según la necesidad 2 diarias.

El calostro es la leche producida en los primeros días después del parto y es el mejor potenciador natural de la respuesta inmune conocido por la ciencia.

calostro bovino

Es una rica fuente de nutrientes, anticuerpos, inmunocomponentes, factores de crecimiento y contiene más proteínas, inmunglobulinas (Ig) nitrógeno no proteico,  vitaminas y minerales, que la leche ordinaria (4).

La lactoferrina, lactoperoxidasas, lisosinas y la inmunoglobulina G son el principal componente del calostro.

Existen concentraciones menores de inmunoglobulina M, A y G-2, pero sus concentraciones son aún mayores (100 veces más) que la leche ordinaria.

Los terneros con altos niveles de inmunoglobulinas en plasma, tienen menores incidencia de mortalidad que otros terneros, en especial con los que tienen concentraciones menores de 10g/L de inmunoglobulina G.

Contiene grandes cantidades de inmunoglobulina A, que protege contra virus (poliovirus, influenza A, herpes simplex) y bacterias como la E.coli, salmonella y streptococcus.

calostro

Se demostró una asociación del consumo de calostro bovino y una menor incidencia de infecciones del tracto digestivo en niños, que se relaciona con el incremento de consumo de inmunoglobulina G y el efecto que tiene esta sobre diferentes serotipos  de rotavirus, así previniendo la aparición de diarrea y una disminución en la excreción de virus. (4, 5). Algunos compuestos del calostro bovino han demostrado un incremento en la actividad fagocitica y producción de los linfocitos NK (natural killer) lo cual sugiere que el consumo y la interacción de los componentes del calostro sobre las células inmunes en la mucosa intestinal, producen un efecto sistémico con respecto a la inmunidad innata (6).

Lactoferrina

La Lactoferrina es una glicoproteína fijadora de hierro que pesa 89 kilo-daltons con capacidad antibacterial y antiviral. Aunque el calostro bovino tiene menor cantidad de lactoferrina que el calostro humano, sigue conteniendo cantidades importantes de este.

La lactoferrina y la transferrina se caracterizan por transportar el hierro a la células del organismo, así ejercen un efecto bacteriostático (principalmente sobre Salmonella typhimurium, Shigella dysenteria, Listeria monocytogenes, Streptococcus mutans, Bacillus stearothermophilus y Bacillus subtilis) al incapacitar la captación de hierro por las bacterias necesaria para su multiplicación (4, 5).

Otros mecanismos por los cuales la lactoferrina tiene actividad antimicrobiana:

calostro

·         La lactoferrina trabaja en combinación con la inmunoglobulina A y las lisosinas que son factores importantes en la inmunidad bacteriana y defensa de la mucosa intestinal. (5)
·         Tiene una actividad antiparasitaria, principalmente frente a Giardia Lamblia, gracias a sus péptidos N-terminales. La lactoferrina activa en pH neutros y en presencia de iones de bicarbonato, como el bicarbonato es secretado en el intestino esto favorece la actividad antimicrobiana de la lactoferrina en la luz intestinal (5).
·         La lactoferrina también tiene la capacidad de ligarse a lipopolisacaridos de membrana,  lo que causa una liberación de estos de la pared celular de las bacterias, causando una modificación en las moléculas de los poros celulares y así una alteración en la permeabilidad en las bacterias, como la E.coli y la Salmonella typhimurium (5).
·         La digestión enzimática de la lactoferrina tiene como resultado el lactoferricin, que tiene actividad antimicrobiana frente la Candida albicans (5).

Lisosina del calostro

La Lisosina, conocida por ser una enzima antibacterial que causa la lisis (destrucción) de muchas bacterias. Se caracteriza por unirse a los péptidoglicanos de la pared celular de las bacterias (principalmente bacterias Gram-positivas y algunas Gram-negativas), causando la degradación y la posterior lisis de esta.

La lisosina  tiene propiedades catiónicas, hidrofóbicas y antimicrobianas. Junto con la lactoferrina tiene un mayor efecto antibacterial frente a la E.coli (5).

Lactoperoxidasas

Las lactoperoxidasas es la mejor enzima antibacterial del calostro.

Es una glicoproteína que contiene un grupo hemo con hierro y es un catalizador de la oxidación del tiocinato en la presencia de peróxido de hidrógeno, produciendo un tóxico producto de la oxidación.

Este producto inhibe el metabolismo bacteriano  mediante la oxidación de  grupos sulfhídricos esenciales en las proteínas de la bacteria.

El sistema de lactoperoxidasa protege frente a diferentes bacterias Gram-positivos y Gram-negativos como la Pseudomona aureginosa, Salmonella tuphimurium, Listeria monocytogenes, Streptococcus mutans, Staphylococcus aureus, y bacterias propias de la leche.

La lactoperoxidasa aumenta las defensas del organismo para disminuir el efecto del virus de poli, vaccinia y el virus de inmunodeficiencia tipo 1. (5).

Entre los componentes del producto se destacan:

Vitamina A

Esta vitamina tiene varias funciones importantes en el organismo, junto con algunos carotenoides aumenta la función inmunitaria, reduce las consecuencias de algunas enfermedades infecciosas y puede proteger  contra la aparición de ciertas enfermedades malignas.

Como resultado, hay considerable interés por el uso farmacológico de la vitamina A para la profilaxis del cáncer, y para tratar diversos padecimientos premalignos. Debido a las acciones de la vitamina A sobre tejidos epiteliales, los retinoides y sus análogos se utilizan para tratar diversas enfermedades cutáneas, entre ellas algunas de las consecuencias del envejecimiento y de la exposición prolongada a la luz solar. (1).

calostro-4

Vitamina C

El ácido ascórbico (vitamina C) es una cetolactona de seis carbonos, que tiene relación estructural con la glucosa y otras hexosas. Se oxida de modo reversible en el organismo convirtiéndose en ácido dehidroascórbico. Este último compuesto posee actividad completa de vitamina C. (1).

El ácido ascórbico se encuentra en el plasma y está distribuido en las células del organismo. Las concentraciones de vitamina en los leucocitos a veces se utiliza para representar a las que hay en los tejidos y son menos sensibles a agotamiento que el plasma. Cuando las concentraciones plasmáticas del ácido ascórbico descienden por debajo de 0.15mg/ dl, empiezan a aparecer síntomas de escorbuto (1).

Como todas las vitaminas hidrosolubles el ácido ascórbico se elimina de forma renal. (1, 2)

Aun cuando el efecto del ácido ascórbico sobre la síntesis de colágeno se ha atribuido a su participación en la hidroxilación de prolina, las pruebas  también sugieren que hay estimulación directa en la síntesis de péptidos de colágeno, el escorbuto, que es la enfermedad por deficiencia de vitamina C, se relaciona con la alteración en la síntesis de colágeno, que  queda de manifiesto en la falta de cicatrización en heridas, defectos de la formación de dientes y rotura de capilares que conducen a la aparición de abundantes petequias y su coalescencia para formar equimosis.

Vitamina E

La vitamina E se absorbe a partir del tubo digestivo por medio de un mecanismo  similar  que opera para otras vitaminas liposolubles; la bilis es esencial.

calostro-7

La vitamina E se encuentra distribuida en todos los tejidos. No obstante, los recién nacidos tiene concentraciones plasmáticas de tocoferol de sólo alrededor de 20% de las de sus madres, lo cual sugiere transferencia placentaria inadecuada, las reservas tisulares (principalmente hígado y tejido adiposo) pueden proporcionar una fuente de la vitamina durante períodos prolongados, según queda de manifiesto por el largo tiempo que es necesario conservar a los animales bajo una dieta con la deficiencia de vitamina E, antes de que aparezcan los signos de deficiencia.

Además de aliviar síntomas de su deficiencia en animales, la vitamina E no genera efectos farmacológicos o toxicidad notables.

Para haber una relación entre las vitaminas A y E, esta última aumenta la absorción intestinal de la A y se observa un aumento en las cifras hepáticas y de otras concentraciones celulares de la vitamina A; este efecto se relaciona con la protección de la vitamina A por las propiedades antioxidantes de la E. Además, la vitamina E protege contra varios efectos de hipervitaminosis A.

Zinc

El Zinc (Zn)  protege la lisis de membranas celulares relacionadas con las toxinas producida por diferentes agentes microbianos.

El cuerpo humano contiene aproximadamente 1.5 a 2.5 g de zinc. La cantidad de ingesta de zinc es de 12 a 16 mg/día y el contenido en los alimentos es variable.

Se encuentra en algunos órganos (hígado, riñón), tejidos (óseo, piel) y fluidos corporales.

El zinc es uno de los oligoelementos más importantes en la nutrición y la salud en el hombre, pues desempeña un papel importante en una serie de procesos metabólicos:

  • Participa en el sitio catalítico de varios sistemas enzimáticos como las metaloenzimas
  • Como ion estructural en membranas biológicas
  • En el crecimiento y diferenciación celular
  • En el sistema inmunológico
  • En la regulación del ADN y la apoptosis

El zinc se caracteriza por estimular, restaurar la vigilancia y el correcto funcionamiento del sistema inmune, mediante la activación de receptores de proteína-G activados por zinc.

Contraindicaciones y advertencias

  • La administración de este producto se encuentra contraindicada en insuficiencia hepática, insuficiencia renal,  enfermedades de Leber e intolerancia a la lactosa.
  • No administrar a niños menores de 18 meses de edad.
  • Se debe Administrar con cuidado a pacientes con diabetes mellitus.

 

 

 

 

Bibliografía

1.     Goodman y Gilman, “las bases farmacológicas de la terapéutica”, 9ª edición, editorial  McGraw-Hill.

2.     Robert K. Murray, Peter A.Meyes, Daryl K.Granner, Victor W.Rodwell “Bioquímica de Harper” edición especial 14 (basada en la edición 14),

3. Gary J fosmire, “Zinc toxicity”, The American Journal of Clinical Nutrition

4. F.O. Uruakpa*, M.A.H. Ismond, E.N.T. Akobundu1, “Colostrum and its benefits: a review”, Nutrition Research 22 (2002) 755–767

5.     R. Pakkanen* and J. Aalto, “Growth Factors and Antimicrobial Factors of Bovine Colostrum”, Review Paper Int. Dairy Journal 7 (1997) 285-291}

6.     Gitte S. Jensen, Dilip Patel, Kathleen F. Benson, “A novel extract from bovine colostrum whey supports innate immune functions. II. Rapid changes in cellular immune function in humans” © 2012 Elsevier Inc. All rights reserved