Complejo B + hierro + zinc

Ficha Clínica

Uso oral. Cápsula blanda

Consumir una a dos cápsulas blandas por día, preferiblemente con las comidas para disminuir efectos adversos y aumentar la absorción del producto.

Aunque las vitaminas contenidas en complejo B son hidrosolubles y su exceso se elimina por la orina, el hierro y el zinc podrían acumularse y aumentar el riesgo de  intoxicación. Por lo anterior, no se recomienda consumir más de dos cápsulas blandas por día.

78377903

El Hierro, el complejo B y el zinc usualmente producen efectos secundarios gastrointestinales que son muy molestos para el paciente y quien, en algunas ocasiones abandona los productos vitamínicos por ésta razón. Por ello, la cápsula blanda es una excelente opción, reduciendo la frecuencia de aparición de efectos secundarios como vómito, naúseas y dolor epigástrico, no tiene ningún sabor y es fácil de deglutir. (1), (7)

Del mismo modo, esta forma farmacéutica logra concentrar las vitaminas del complejo B y las cantidades mínimas de hierro y zinc de forma exacta. Son una forma más segura puesto que son herméticas y no permiten la alteración de sus componentes.

Uso del producto

El complejo B tiene múltiples propiedades. Como se verá a continuación, el gran número de funciones que  desarrollan las vitaminas que componen este grupo, incluyen desde cofactores y antioxidantes hasta actividad a nivel del sistema nervioso y su desarrollo.

No obstante, el complejo B+ hierro + zinc se utiliza con el fin de favorecer la producción de energía especialmente en momentos de alta demanda física, mental o estrés. (7)

Se recomienda junto con una dieta balanceada y ejercicio regular en pacientes que presenten fatiga crónica y estrés; así mismo, puede ser utilizado en personas de edad avanzada que manifiesten los mismos síntomas u otros como dolores musculares y ciática; en éste último caso, el uso del producto debe ser monitoreado por un médico.

Mecanismo de Acción

Este producto combina 3 elementos muy importantes en la nutrición de los seres humanos, complejo B, hierro y zinc

 Las vitaminas del complejo B  esenciales para la nutrición humana son: 1. tiamina (vitamina BI), 2.  Riboflavina (vitamina B2) niacina (ácido nicotínico, nicotinamida, vitamina B3), 4) ácido pantoténico (vitamina B5),  5) vitamina B6 (piridoxina, piridoxal, piridoxamina), 6)  biotina, 7) vitamina B12 (cobalamina) y 8)  ácido fólico (ácido pteroilglutárnico). Debido a su  solubilidad en agua, el exceso  de estas vitaminas se excretan en la  orina, de modo que rara vez  se acumulan en concentraciones tóxicas. Por la misma razón, su  almacenamiento  es limitado (a excepción de cobalamina) y como consecuencia deben recibirse a través de la dieta con regularidad.

La tiamina también es conocida como vitamina B1. Se deriva de un substituto de pirimidina y de tiazole que son unidos por un puente del metileno. La tiamina rápidamente es convertida a su forma activa, pirofosfato de tiamina, TPP, en el cerebro y el hígado por una enzima específica, la tiamina difosfotransferasa.

El TPP es necesario como cofactor para las reacciones catalizadas de piruvato deshidrogenasa y α-cetoglutarato como también las reacciones catalizadas de transcetolasa de la vía de la pentosa fosfato.

Una deficiencia en la tiamina conduce a una severa reducción en la capacidad de células de generar energía como resultado de su papel en estas reacciones.

La riboflavina también se conoce como vitamina B2; es el precursor para las coenzimas, el mononucleotido de flavina (FMN) y el dinucleótido de flavina adenina (FAD). Las enzimas que requieren FMN o FAD como cofactores se llaman flavoproteínas. Varias flavoproteínas también contienen iones metálicos y se denominan metaloflavoproteinas.

Ambas clases de enzimas están implicadas en una amplia gama de reacciones redox, e.g. succinato deshidrogenasa y xantina oxidasa. Durante el curso de las reacciones que involucran a las flavoproteínas se forman las formas reducidas de FMN y de FAD, FMNH2 y FADH2, respectivamente.

La niacina (ácido nicotínico y nicotinamida) también se conoce como vitamina B3. El ácido nicotínico y la nictionamida pueden servir como fuente dietética de vitamina B3. La niacina es requerida para la síntesis de las formas activas de la vitamina B3, nicotinamida adenin dinucleótido (NAD+) y nicotinamida adenin dinucleótido fosfato (NADP+). Ambos NAD+ y NADP+, funcionan como cofactores para numerosas deshidrogenasas, como lactato deshidrogenasa y malato deshidrogenasa.

El ácido pantoténico también se conoce como vitamina B5. Se forma de la unión β-alanina y ácido pantóico. El pantotenato se requiere para la síntesis de la coenzima A (CoA), y es un componente del dominio de la proteína transportadora de grupos acilos (ACP) de la sintetasa de ácidos grasos. El pantotenato, por lo tanto, se requiere para el metabolismo carbohidratos y de todas las grasas y proteínas. Se han identificado al menos 70 enzimas que requieren CoA o los derivados de ACP para su función.

El fosfato de piridoxal funciona como un cofactor en las enzimas implicadas en las reacciones del transaminación requeridas para la síntesis y el catabolismo de los aminoácidos así como también en la glucogenólisis como un cofactor para la glucógeno fosforilasa.

Por último, la cobalamina se conoce más comúnmente como vitamina B12. La vitamina B12 se compone de una estructura compleja de anillo tetrapirrólico (anillo de corrin) y de un ión de cobalto en el centro. La vitamina, debe ser hidrolizada de la para estar activa. La hidrólisis ocurre en el estómago por los ácidos gástricos o en el intestino por la digestión de la tripsina después del consumo de carne animal. La vitamina es entonces ligada por el factor intrínseco, una proteína secretada por las células parietales del estómago, y llevada al íleo donde es absorbida. Luego de la absorción la vitamina se transporta al hígado en la sangre ligada a la transcobalamina II. (5)

Hay solamente dos reacciones clínicas significativas en el cuerpo que requieren de vitamina B12 como cofactor. Durante el catabolismo de los ácidos grasos con un número impar de átomos de carbono y de los aminoácidos valina, isoleucina y treonina, el propionil-CoA resultante se convierte a succinil-CoA para la oxidación en el ciclo de Krebs. Una de las enzimas en esta vía, la metilmalonil-CoA mutasa, requiere de la vitamina B12 como cofactor en la conversión del metilmalonil-CoA al succinil-CoA. El 5′-deoxiadenosin derivado de la cobalamina es requerido para esta reacción.

La segunda reacción que requiere de vitamina B12 es la conversión de la homocisteína a la metionina y es catalizado por la metionina sintasa. Esta reacción da lugar a la transferencia del grupo metílico de N5- metiltetrahidrofolato a hidroxicobalamina generando el tetrahidrofolato (THF) y la metilcobalamina durante el proceso de la conversión.

El factor intrínseco gástrico es necesario para la absorción de la vitamina B12, ya que solo así, los receptores del ileón lo pueden absorber. Su forma plasmática es la transcobalamina II, para su transporte a tejidos  y su almacenamiento en el hígado, siendo la única vitamina hidrosoluble con esta propiedad. Sus formas activas son la metilcobalamina y la desoxiadenosilcobalamina, esta última, es necesaria como coenzima para la conversión de metilmalonil-CoA a succinil-CoA, la cual es una reacción esencial en el ciclo del ácido cítrico, por lo que es parte importante en el procesos de la gluconeogenesis, la metilcobalamina es la coenzima en la conversión combinada de homocisteina a metionina y metiltetrahidrofolato a tetrahidrofolato. (Ciclo del acido fólico en la eritropoyesis).

El hierro es considerado como uno de los nutrientes más importantes, y muchas enfermedades están relacionadas ya sea con su deficiencia o sobrecarga. Aproximadamente 70% del hierro en el cuerpo está localizado en el hem o heme, participando en la función de la hemoglobina, mioglobina y el citocromo P450.

El mecanismo de acción del hierro es complejo. La absorción de este nutriente ocurre a lo largo del tracto gastrointestinal, principalmente en el duodeno y la parte proximal del yeyuno, después de absorberse, pasa directamente a la sangre desde donde es transportado a la médula ósea donde se incorpora a la hemoglobina.

El hierro se combina con la apoferritina para formar la ferritina (complejo proteínico soluble) y en menor cantidad como hemosiderina (complejo proteínico insoluble) las cuales se encuentran principalmente en el hígado, sistema reticuloendotelial, médula ósea, bazo, músculo esquelético y muy pequeñas cantidades en plasma. Atraviesa la barrera placentaria y se distribuye en la leche materna.

El hierro que es liberado por la hemoglobina se conserva y es reutilizado por el organismo. La excreción del hierro es de 0.5-2 mg en sujetos sanos y principalmente se realiza a través de las heces y por descamación de la piel, uñas y cabello, trazas de hierro se eliminan en la bilis y el sudor.

El hierro está presente en todas las células y tiene muchas funciones vitales como parte de las enzimas necesarias para la transferencia de energía como la citocromooxidasa, xantin oxidasa y succínico deshidrogenasa; también forma parte de la hemoglobina y la mioglobina que participan en el transporte de oxígeno de los pulmones al resto del organismo. Además se encuentra en los citocromos que participan en el transporte de electrones en la mitocondria durante la síntesis de adenosín trifosfato, es decir energía. (4), (6)

El zinc es el oligoelemento intracelular más abundante de nuestro cuerpo. Un oligoelemento es cualquier elemento químico que representa un porcentaje ínfimo en los organismos vivos, pero cuya presencia es indispensable para la vida y el crecimiento.(2),(3)

Alcanza concentraciones de 1.5 g en mujeres y 2.5 en hombres. Está presente en todos los tejidos, órganos, fluidos y secreciones con mayor concentración a nivel de huesos, hígado, músculos, próstata y riñones.

El zinc está relacionado con el adecuado funcionamiento de nuestro sistema de defensa pues la activación de procesos esenciales de la inmunidad, dependen de la presencia de dicho oligoelemento.

Una vez consumimos el zinc será absorbido a lo largo de todo el tracto intestinal principalmente a nivel del yeyuno y a través de complejos mecanismos reguladores, se distribuye a las diferentes células de nuestro cuerpo donde cumplirán sus funciones.

Por lo general, la ingesta de zinc en humanos van desde 107 hasta 231 mmol / d esto es equivalente a 14-30 mg / kg. Esta cantidad es suficiente para compensar las pérdidas fecales y urinarias) en adultos sanos, pero el balance puede ser alcanzado cuando tan poco como 22 mmol / día (2,8 mg / kg) o con máximo 306 mmol / d (40 mg / kg).

El zinc es componente de más de 1.000 factores de transcripción, incluyendo los de unión del ADN, proteínas con “zinc fingers” y se requiere para el adecuado funcionamiento de más de 300 metaloenzimas. El zinc desempeña un papel central en la diferenciación celular y la proliferación a través de sus efectos antioxidantes, síntesis de colágeno y sistema inmune.

El mecanismo base de la actividad antioxidante parece involucrar la protección de los grupos sulfidrilo de las proteínas contra la oxidación y los daños oxidativos de las membranas o la reducción en la formación de los radicales hidroxilo provenientes de H2O2 a través de el antagonismo de la transición redox de los metales como hierro y cobre.(2), (11), (13)

El papel más importante del zinc a nivel inmunológico es el de la unión de tirosina quinasa a los receptores de las células T, lo que es indispensable para el desarrollo y activación de los linfocitos T. Es un cofactor esencial para la hormona tímica timulina, la cual induce varios marcadores de células T y promueve su función, incluyendo citotoxicidad, producción de interleukina 2 y supresión de algunas respuestas biológicas. Modula la liberación de citoquinas por parte de las células sanguíneas e induce la proliferación de células CD8+T cuya función es reconocer y destruir patógenos. (3), (13)

La disminución de los niveles de zinc, perjudica mediadores celulares como fagocitosis por macrófagos y neutrófilos, células natural killer (NK). Estas alteraciones se consideran importantes y contribuyen a una mayor susceptibilidad a las infecciones. (13)

Este producto, reúne las propiedades derivadas del complejo B como estimulante y productor de energía y del zinc como agente inmunoprotector. El hierro es esencial en la eritropoyesis, proceso en el cual se renuevan los glóbulos rojos para conseguir llevar el oxigeno a nuestros tejidos.

Indicaciones Médicas

La principal indicación es manejo de fatiga crónica o estados de agotamiento ya sea mental o físico. Puede utilizarse en cualquier paciente que tenga interés en prevenir estados de cansancio o aquellos que necesita aumentar la energía para realizar sus labores diarias o tener mayor rendimiento laboral, por ejemplo. Así mismo, gracias al hierro se favorece la eritropoyesis y gracias al zinc se fortalece el sistema inmune.

El Complejo B también está indicado en neuritis, polineuritis por deficiencia vitamínica, trastornos metabólicos (diabetes mellitus, embarazo, alcoholismo) y anemia (sideroblástica, megaloblástica).

Evidencia

Al igual que la mayoría de los suplementos o productos de origen natural, la evidencia sobre los efectos de complejo B aunque muy amplia, requiere de mayor interés y precisión en el diseño  de los estudios.

Como se mencionó en el mecanismo de acción, el complejo B tiene un gran número de efectos y funciones a nivel fisiológico, la mayoría se relacionan con el metabolismo de los carbohidratos lo que respalda el efecto como generador de energía.

Un estudio realizado en 2012, tomo como patología modelo la depresión, la enfermedad mental más común  y la segunda causa de discapacidad. Desde hace un tiempo, se ha propuesto que una mejor nutrición, especialmente derivada de suplementos dietéticos, podría tener efectos positivos en pacientes con dicha condición médica. Se ha sugerido que ciertos nutrientes (por ejemplo, inositol y S adenosil metionina) son eficaces en la mejora de estado de ánimo, aunque los resultados no son concluyentes.

Se realizó un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo para evaluar la eficacia de un suplemento nutricional de complejo B (max stress B) para la mejoría de síntomas depresivos y ansiosos según la escala de Beck de depresión y ansiedad. Se extrajo una muestra de sangre de 60 adultos con diagnóstico de depresión mayor u otras formas de trastornos depresivos.

Se evaluaron los desenlaces: calidad de vida, síntomas depresivos inicio y final. Se siguió a los participantes por 60 días. Maz stress B demostró mejoras significativa en los síntomas depresivos y ansiedad  en comparación con grupo placebo. Aunque este estudio puede ser prometedor, se requieren de más ensayos para obtener resultados precisos.  (8)

Para evaluar el efecto del complejo B en la prevención de enfermedades como diabetes, se realizó un estudio doble ciego, aleatorizado con 5442 mujeres profesionales de la salud con edades hasta de 40 años. Tenían enfermedad cardiovascular o 3 o más factores de riesgo para padecerla. Se incluyeron 4252 mujeres sin diabetes.

Los participantes fueron asignados al azar a un grupo de tratamiento activo (ingesta diaria de una píldora combinada de 2,5 mg ácido fólico, 50 mg  vitamina B6, y 1 mg de vitamina B12) o a los principales grupos de placebo. Se concluyó que no hay evidencia suficiente que respalde el papel  de complejo B en la prevención de diabetes, por lo menos por ahora. Los autores sugieren que se realicen más ensayos clínicos que permitan determinar el papel de complejo B en la fisiopatología de la diabetes. (10)

La evidencia existente del uso de complejo B en pacientes con demencia y su posible efecto en el retraso del deterioro cognitivo, auún se encuentra bajo estudio. Los resultados encontrados hasta ahora, son inconclusos, se requiere realizar intervenciones a largo plazo y ensayos clínicos aleatorizados para determinar su papel. (11).

Los efectos de la utilización de complejo B en la prevención de eventos cardiovasculares y disminución del riesgo de nuevos episodios en pacientes con antecedentes de infarto agudo al miocardio, presenta resultados inconsistentes. Aunque parece prometedor, deben realizarse más estudios a largo plazo. (12)

Algunos autores han sugerido que suplementos que contienen hierro no deberían combinarse con zinc pues al parecer aumentan la excreción de uno o de otro de los componentes.

Un estudio publicado en 2012 investigó los efectos e interacciones entre suplementos de hierro con zinc y un suplemento de hierro solo. Se realizó la intervención en 459 mujeres por 12 semanas. Fue un estudio doble ciego, controlado con placebo. Basados en los resultados, los autores concluyeron que ambos suplementos utilizados de forma diaria y semanal, fueron eficaces en la mejora de la concentración de Hb en las mujeres anémicas. Sin embargo, la suplementación diaria fue más eficaz que la semanal en la mejora de los niveles de ferritina. La suplementación combinada de Fe-Zn fue tan eficaz como el hierro solo en la mejora de los niveles de hierro, pero no es eficaz en la mejora de los niveles de zinc. Otros estudios deben considerar esta puto con el fin de controlar la deficiencia de zinc en esta población. (9)

Interacciones

La piridoxina (vitamina B6) puede acelerar el metabolismo de la levodopa e interactúa con la isoniazida, hidralacina y cicloserina, penicilamina y anticonceptivos orales. Puede disminuir los niveles séricos del feno­barbital. Otros medicamentos con los que puede haber interacción incluyen:

  • relajantes musculares

  • antidepresivos tricíclicos

  • cloramfenicol

  • cicloserina

  • etionamida

  • hidralazina

  • isoniazida

  • penicilamina

  • anticonceptivos orales

  • aminosalicilatos

  • colestiramina

La administración simultánea con alopurinol, puede favorecer que el hierro reducido se acumule a nivel hepático, lo que aumenta el riesgo de toxicidad. No administrar concomitante con anticoagulantes.

Contraindicaciones y advertencias

·         Hipersensibilidad conocida a cualquiera de los componentes de la fórmula.

·         policitemia vera

·         insuficiencia renal y/o hepática

·         gastritis y úlcera péptica.

No administrar a mujeres embarazadas o que se encuentren en período de lactancia sin antes consultar al médico.

Efectos adversos

Puede llegar a producir:

·         erupción cutánea

·         náuseas, cefalea

·         vómito o anorexia.

·         Diarrea, melenas

·         Dolor abdominal

·         Coluria secundaria a la riboflavina. (1)

Toxicidad

No se ha reportado toxicidad por complejo B.

Siga las dosis recomendadas. Si consume más de la dosis recomendada y presenta reacciones alérgicas severas como son prurito intenso, dificultad para respirar, presión en el pecho, inflamación de labios, lengua, cara o boca, heces negras o con sangre (melenas) y/o dolor abdominal persistente suspenda el uso del producto y acuda al servicio de urgencias de inmediato.

Bibliografía

  1. 1.     Gonzáles, Marco Antonio, Lopera, Darío. Manual de terapéutica 2012-2013. Corporación para investigaciones biológicas. 15 a edición. 396-398. 
  1. 2.     Zinc Absorption by Young Adults from Supplemental Zinc Citrate Is Comparable with. That from Zinc Gluconate and Higher than from Zinc Oxide. Rita Wegmu¨ ller Fabian Tay. J. Nutr. 144: 132–136, 2014.
  1. 3.     A Combination of High-Dose Vitamin C plus Zinc for the Common Cold Journal of International Medical Research 2012 40: 28- 42
  1. 4.     Hoover O. Canaval Erazo, MD. Farmacología del hierro.
  1. 5.     Robert K. Murray, Peter A.Meyes, Daryl K.Granner, Victor W.Rodwell “Bioquímica de Harper” edición especial 14 (basada en la edición 14).
  1. 6.     http://themedicalbiochemistrypage.org/es/vitamins sp.php
  1. 7.     Paul M. Coates Joseph M. Betz, Marc R. Blackman Encyclopedia of Dietary Supplements. Second edition, 2010. Informa Healthcare. UK.
  1. 8.     John E. Lewis,1 Eduard Tiozzo, The Effect of Methylated Vitamin B Complex on Depressive and Anxiety Symptoms and Quality of Life in Adults with Depression. ISRN Psychiatry, Volume 2013
  1. 9.     Phuong Nguyen, Ruben Grajeda. Effect of Zinc on Efficacy of Iron Supplementation in Improving Iron and Zinc Status in Women. Journal of Nutrition and Metabolism Volume 2012.
  1. 10.   Effect of Homocysteine-Lowering Treatment With Folic Acid and B Vitamins on Risk of Type 2 Diabetes in Women A Randomized, Controlled Trial Yiqing Song, Nancy R. Co
  2. 11.   Martha Savaria Morris.The Role of B Vitamins in Preventing and Treating Cognitive Impairment and Decline. Adv. Nutr. 3: 801–812, 2012.
  1. 12.   Pilar Galan, research director, Emmanuelle Kesse-Guyot. Effects of B vitamins and omega 3 fatty acids on cardiovascular diseases: a randomised placebo controlled trial. BMJ 2010;341-350.
  1. 13.    Immune-Enhancing Role of Vitamin C and Zinc and Effect on Clinical Conditions Eva S. Wintergerst Silvia Maggini Dietrich H. Hornig. Ann Nutr Metab 2006;50:85–94
  2. 14.   Zinc Homeostasis in Humans Janet C. King, David M. Shames. J. Nutr. 130: 1360S—1366S, 2000