Hierro Polimaltosado + Ácido Fólico

Hierro Polimaltosado + Ácido Fólico Vitamina B9

Ficha Clínica

Forma Farmacéutica y Fórmula Estructural

Uso oral. Cápsula blanda.

Tomar 1 a 3 cápsulas diarias si se encuentra en estado de anemia.

Para prevención de anemia tome solo 1 cápsula diaria.

Puede o no acompañarlo con las comidas, no hay diferencia en la absorción o aparición de efectos adversos. El hierro polimaltosado es fácilmente absorbido y no depende del ácido clorhídrico.(1), (2)

No consumir más de 3 cápsulas por día. Aunque el hierro polimaltosado es mucho más seguro que el sulfato ferroso y otras sales, la toxicidad por hierro es peligrosa y potencialmente letal, no exceder la dosis recomendada.

La cápsula blanda es más fácil de digerir y no tiene sabor desagradable. Es una excelente opción para conjugar un oligoelemento y una vitamina del grupo del complejo B en cantidades precisas.

 Uso del producto

El hierro polimaltosado más el ácido fólico, se utilizan en la prevención de anemia; así mismo, es útil en individuos que requieren de aporte nutricional extra, para alcanzar los requerimientos diarios de los elementos mencionados. Incrementa la eritropoyesis o formación de nuevos glóbulos rojos para que el oxígeno sea transportado de forma efectiva a todo el organismo. (2), (4)

Aportes insuficientes de hierro y ácido fólico pueden tener consecuencias graves en la salud.

176977931

Mecanismo de Acción

Las deficiencias nutricionales cada vez son más frecuentes. Los estilos de vida actuales no permiten llevar una dieta balanceada, que nos aporte las cantidades mínimas requeridas de vitaminas, minerales y oligoelementos. Para el funcionamiento normal de nuestro organismo, se requiere del aporte de oxígeno, el cual es transportado por la hemoglobina, una proteína dependiente de hierro.

El ácido fólico es una molécula conjugada, que consiste en una estructura de anillo de pteridina ligada al ácido para-aminobenzoico (PABA) que forma el ácido pteroico. El ácido fólico se genera a través de la conjugación de residuos de ácido glutámico a ácido pteroico. El ácido fólico se obtiene de las levaduras y de las hojas vegetales, así como del hígado animal. Los animales no pueden sintetizar PABA ni tampoco juntar residuos de glutamato a ácido pteroico, por lo que requieren de folato en la dieta. (6)

Cuando está almacenado en el hígado, el ácido fólico de la dieta esta en la forma de poliglutamato. Las células de la mucosa intestinal remueven algunos de los residuos de glutamato a través de la acción de la enzima lisosomal conjugasa.

La remoción de los residuos de glutamato hace al folato menos negativo (de los ácidos poliglutámicos) y por lo tanto más capaz de pasar a través de la membrana basal de las células epiteliales del intestino a la circulación sanguínea. El ácido fólico es reducido dentro de las células (principalmente del hígado donde se almacena), a tetrahidrofolato (THF también H4folato) a través de la acción de la dihidrofolato reductasa (DHFR), una enzima que requiere NADPH.

La función de los derivados de THF es llevar y transferir varias formas de unidades de carbono durante las reacciones biosintéticas. Las unidades de un carbono son tanto grupos metil, metileno, metenil, formil o formimino. (2),(6)

Estas reacciones de transferencia de un carbono, son requeridas en la biosíntesis de serina, metionina, glicina, colina y los nucleótidos purina y dTMP. La capacidad de adquirir colina y aminoácidos de la dieta es la función metabólica más significativa de esta vitamina. El papel de la vitamina B12 y del N5-metílico-THF en la conversión de la homocisteína a la metionina, también puede tener un impacto significativo en la capacidad de las células de regenerar el THF necesario. (6)

El hierro tiene una fuerte reactividad, esencial en muchos procesos metabólicos, pero también puede ser potencialmente nocivo. Por ejemplo, puede participar en varias reacciones capaces de producir radicales libres que pueden lesionar componentes celulares, especialmente los hierros bivalentes (Fe2+).

El hierro es considerado como uno de los nutrientes más importantes, y muchas enfermedades están relacionadas ya sea con su deficiencia o sobrecarga. Aproximadamente 70% del hierro en el cuerpo está localizado en el grupo hem o heme, participando en la función de la hemoglobina, mioglobina y el citocromo P450.

El hierro propiamente dicho tiene muchas funciones catalíticas a través de la acción conjunta hierro-azufre.

Estudios recientes muestran que el hierro y/o heme juegan papeles significativos inclusive en la regulación genética. No solamente se ha identificado al hierro sino también al hem como reguladores importantes de la activación genética a través de la sensibilidad al oxígeno.

Por ejemplo, el hierro controla la respuesta al oxígeno de la actividad del Factor 1 Inducible por Hipoxia (HIF-1), el cual es uno de los reguladores clave de la homeostasis del oxígeno. El HIF- 1 regula las respuestas fisiológicas a los niveles bajos de oxígeno (hipoxia) y la fisiopatología del infarto agudo a miocardioo, el cáncer, el accidente cerebrovascular y la neumopatía crónica.

El mecanismo de acción del hierro es complejo. La absorción de este nutriente ocurre a lo largo del tracto gastrointestinal, principalmente en el duodeno y la parte proximal del yeyuno; después de absorberse, pasa directamente a la sangre desde donde es transportado a la médula ósea donde se incorpora a la hemoglobina.

El hierro se combina con la apoferritina, para formar la ferritina (complejo proteínico soluble) y en menor cantidad como hemosiderina (complejo proteínico insoluble) las cuales se encuentran principalmente en el hígado, sistema reticuloendotelial, médula ósea, bazo, músculo esquelético y muy pequeñas cantidades en plasma.

El hierro que es liberado por la hemoglobina se conserva y es reutilizado por el organismo. La excreción del hierro es de 0.5-2 mg en sujetos sanos y principalmente se realiza a través de las heces y por descamación de la piel, uñas y cabello, trazas de hierro se eliminan en la bilis y el sudor.

El hierro está presente en todas las células y tiene muchas funciones vitales como parte de las enzimas necesarias para la transferencia de energía como la citocromooxidasa, xantin oxidasa y succínico deshidrogenasa; también forma parte de la hemoglobina y la mioglobina que participan en el transporte de oxígeno de los pulmones al resto del organismo.

Además se encuentra en los citocromos que participan en el transporte de electrones en la mitocondria durante la síntesis de adenosín trifosfato, es decir energía. (6)

En ciertos periodos de la vida, especialmente durante el embarazo y la infancia, a partir  de los 6 meses de edad, los requerimientos de hierro son altos. Para suplementar estados como los mencionados, o en aquellos casos en los que la dieta es insuficiente o el individuo desea prevenir la aparición de anemia, se considera administrar el hierro por vía oral.

Frecuentemente se comercializa en su forma ferrosa (Fe2+), tiene que ser oxidado para poder incorporarse a las proteínas de transporte, transferrina y ferritina. Este proceso de oxidación causa la liberación de radicales libres, capaces de producir los efectos nocivos, tales como peroxidación lipídica y por consiguiente daño celular. (2), (3), (4)

El complejo de hidróxido de hierro férrico (Fe3+) polimaltosado no iónico (IPC), es un complejo hidrosoluble de hidróxido de hierro férrico (Fe3+) polinuclear y dextrina parcialmente hidrolizada (polimaltosa). La superficie de los núcleos de hidróxido de hierro (Fe3+) polinuclear está rodeada de varias moléculas de polimaltosa de unión no covalente. El complejo es estable y no libera hierro iónico bajo condiciones fisiológicas.

Las propiedades farmacológicas y el potencial toxicológico del IPC son diferentes a las que se han observado con el sulfato ferroso. El potencial prácticamente no tóxico del IPC parece deberse  al hecho de que existe un transporte activo de hierro y una tasa determinante del intercambio con ligantes, en vez de una difusión pasiva, y que este proceso ocurre con total ausencia de iones libres de hierro en todo momento.

Se sugiere que el IPC transfiere el hierro cuando entra en contacto con los sitios de unión del hierro en la superficie de las células mucosas. Un complejo mixto entre el hierro, el ligando polimaltosa y los sitios de unión de las células mucosas se forma para que se lleve a cabo un proceso de absorción (intercambio competitivo de ligandos).

No es posible demostrar la bioequivalencia del IPC aplicando los métodos usuales de determinación del «área bajo la curva del plasma» del hierro, esto debido a que el IPC tiene un comportamiento de absorción completamente diferente a las sales de hierro (Fe2+), resultando en una absorción con niveles de hierro sérico diferentes, así como distintas constantes de consumo y eliminación de hierro sérico y diferentes volúmenes de distribución. (2), (4)

La toxicidad aguda del IPC es baja, aproximadamente 10 veces menor que la del sulfato ferroso.

Debe mencionarse que la principal parte de los depósitos de hierro del IPC se encontraron en el sistema retículo-endotelial (SRE) y no en el parénquima. Esto representa una ventaja esencial de este compuesto, la peroxidación lipídica radical inducida por el hierro, que sólo ocurre en el parénquima, no se evidencia con esta preparación. Por consiguiente, con el IPC no se esperan lesiones en el hígado, lo que ha sido confirmado por medio de resultados experimentales e histológicos.

Estudios de interacción in-vitro, demostraron que el IPC es apropiado para administración oral simultánea con otras drogas sin afectar la absorción del hierro o de los otros componentes. De hecho, sus particulares ventajas y el grado de aceptación alcanzado lo convierten en líder mundial dentro de las preparaciones de hierro.

El hierro del IPC se absorbe en el intestino a través de un intercambio competitivo autolimitado de ligandos, por lo que el sistema de transporte intestinal se satura en caso de una sobredosis. La intoxicación accidental con IPC por lo tanto se observa rara vez. (4)

Deficiencia de Hierro y ácido Fólico

El efecto más pronunciado de la deficiencia de folato en procesos celulares, se da a nivel de la síntesis del ADN debido a un debilitamiento en la síntesis de dTMP, que conduce a la detención del ciclo celular en fase S durante la cual hay proliferación celular, en particular de las células hematopoyéticas.

El resultado es la anemia megaloblástica. La inhabilidad para sintetizar ADN durante la maduración eritrocitaria lleva a eritrocitos anormalmente grandes los que se llama anemia macrocítica.

La condición predominante que requiere un incremento en la ingesta diaria de folato es el embarazo. (6)

La deficiencia de hierro es la deficiencia nutricional más prevalente y la principal causa de anemia a escala mundial. Esta carencia se debe principalmente, a una ingesta baja de hierro biodisponible, aumento de los requerimientos (crecimiento, embarazo) y aumento de las pérdidas por la menstruación.

Además de las manifestaciones propias de la anemia, se han descrito otras manifestaciones no hematológicas tales como: disminución de la capacidad de trabajo físico y de la actividad motora espontánea, alteraciones de la inmunidad celular y de la capacidad bactericida de los neutrófilos, disminución de la termogénesis, alteraciones funcionales e histológicas del tubo digestivo, falla en la movilización de la vitamina A hepática, mayor riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacimiento y de morbilidad perinatal, menor transferencia de hierro al feto, una disminución de la velocidad de crecimiento, alteraciones conductuales y del desarrollo mental y motor, velocidad de conducción más lenta de los sistemas sensoriales auditivo y visual, y reducción del tono vagal.

La prevención de la deficiencia de hierro incluye cambios en los hábitos alimentarios, fortificación de los alimentos y la suplementación con hierro. (5)

Indicaciones Médicas

Su indicación principal respaldada por la evidencia,  es la corrección y prevención de anemia y estados derivados de la misma como fatiga crónica, alopecia, desnutrición entre otros.

Otros usos son profilaxis de anemia en mujeres embarazadas, prevención de defectos del tubo neural en el feto, suplementación en deficiencia de hierro en niños con desnutrición, síndromes de malabsorción intestinal, menstruaciones abundantes con gran pérdida de sangre, síndrome de piernas inquietas entre otros. (3)

Las indicaciones anteriormente mencionadas tienen evidencia que las respalda, sin embargo se recomienda que si padece alguna de estas condiciones o se encuentra en estado de embarazo o lactancia, consulte a su médico antes de iniciar el uso del producto.

Evidencia

Los beneficios del hierro y el ácido fólico, se conocen desde hace décadas. Se sabe que sus aplicaciones se basan en mecanismos de acción complejos y descritos anteriormente, y que estos dos nutrientes son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Aunque el hierro y el ácido fólico tienen múltiples funciones, su uso como suplemento se ha extendido gracias a su papel en la eritropoyesis y todos los eventos derivados de la misma, como la oxigenación tisular, el recambio gaseoso, mantenimiento de anexos y el adecuado desarrollo cerebral y nutricional de los niños.

En 2009 se realizó un estudio que buscó evaluar los efectos de hierro polimaltosado, a nivel de rendimiento escolar, comportamiento e incremento de hemoglobina en adolescentes de ambos sexos.

Los individuos con mayor o menor nivel de hierro, fueron asignados a cuatro grupos de tratamiento mediante el uso de criterios de inclusión.

Tres de los cuatro grupos (deficiencia de hierro anemia, deficiencia de hierro y control) recibieron hierro (III) polimaltosado hidróxido (IPC, Maltofer ) que contiene 100 mg de hierro elemental,  6 días a la semana durante 8 meses, mientras que el cuarto grupo (placebo de control) se le dio una preparación idéntica a maltofer en cuanto a apariencia y sabor, pero sin ácido fólico ni hierro. Los parámetros hematológicos, función cognitiva, comportamiento afectivo y el rendimiento escolar se evaluaron al inicio del estudio, 4 meses y 8 meses después del inicio.

Resultados de las pruebas de rendimiento cognitivo y escolar para los tres grupos que recibieron suplementos, aumentaron desde el inicio hasta los 4 meses y de 4 meses a 8 meses ( con un aumento concomitante en los parámetros hematológicos), mientras que no se observó aumento en el grupo de placebo. Se concluyó que la suplementación de IPC durante ocho meses produjo mejoras significativas en la función cognitiva y el rendimiento académico en adolescentes con y sin deficiencia de hierro o anemia. (7)

En 2011, se publicaron las guías de la organización mundial de la salud (OMS). En ellas, se recomendó el uso de hierro y ácido fólico de forma intermitente durante la menstruación, en mujeres que viven en lugares de alta prevalencia de deficiencia de éstos nutrientes con el fin de prevenir el desarrollo de anemia, tiene un grado de recomendación fuerte.

Se encontró que parámetros que demuestran anemia como hemoglobina, la deficiencia de hierro y ferritina se encuentra son menos prevalentes en pacientes con suplementación intermitente con hierro comparado con ninguna intervención o placebo. (8)

El desarrollo de ésta guía se basó en una revisión sistemática de Cochrane (15) que evaluó el efecto y la seguridad de la suplementación intermitente con hierro en la anemia y sus alteraciones asociadas.

Esta revisión comparó el uso intermitente de suplementos de hierro solo, o en combinación con ácido fólico o de otros micronutrientes, versus ninguna intervención o placebo, en niñas en pubertad o mujeres en edad fértil, incluidas aquellas que se encontraban en zonas endémicas de malaria.

Basados en los resultados (ver guía) (8), la OMS recomienda el uso de hierro  de forma intermitente y la suplementación con ácido fólico como una intervención de salud pública en las mujeres que viven en entornos donde la anemia es muy prevalente, con el fin de mejorar sus concentraciones de hemoglobina y los niveles de hierro. (recomendación fuerte)

Una recomendación fuerte es aquella para la cual el grupo elaborador confía en que los efectos deseables del compuesto, superan a los efectos indeseables. Esto puede ser a favor o en contra de una intervención. Implicaciones de una recomendación fuerte para los pacientes, es que la mayoría de las personas en su situación se beneficiaría y sólo una pequeña proporción no lo haría.  Es más beneficioso en términos de salud pública

Por último, un estudio publicado en 2012 examinó si la suplementación a largo plazo con múltiples micronutrientes (MMN 1 Y MMN2) una a dos veces por semana, sería mejor que el ácido fólico Fe- dos veces por semana ( IFA- 2 ), para aumentar los niveles de Hb en niñas adolescentes sin anemia en Bangladesh. 324 escolares rurales de entre 11 – 17 años recibieron suplementos MMN- 1 o MMN- 2 o IFA-2 durante 52 semanas en un ensayo aleatorizado, doble ciego.

Las muestras de sangre se recogieron en la línea de base y a las 26 y 52 semanas posterior al inicio. Recibir un suplemento MMN- 1 resultó ser menos efectivo que el MMN- 2  en la mejora de Fe, vitaminas A, B2 y el estado ácido fólico. En conclusión se redujo significativamente el riesgo de anemia en todos los grupos.

Se requiere más investigación para evaluar si los suplementos de MMN tiene beneficios adicionales para la salud a largo plazo por encima de la de la administración de suplementos de IFA en esta población. (9)

Interacciones

Algunos medicamentos pueden disminuir la absorción e interferir en la actividad de hierro + ácido fólico, entre ellos se cuentan:

·         Anticonvulsivantes

·         Anticonceptivos orales

·         Analgésicos

·         Hidantoína, carbamazepina.

·         colestiramina, sulfonamidas, sulfasalazina.

El ácido fólico puede disminuir los efectos de:

·         Hidantoína.

·         Los antiácidos que contienen aluminio o magnesio.

Metotrexate y trimetropim antagonizan la acción del ácido fólico.

Contraindicaciones y advertencias

Algunas condiciones impiden el uso de este producto:

·         Pacientes con hipersensibilidad o intolerancia a preparados de hierro o al ácido fólico.

·         Estados con sobrecarga de hierro, tales como hemocromatosis, hemosiderosis, anemia sideroblástica

·         Anemia por plomo, anemia por talasemia, anemia hemolítica, anemias por tumores o infecciones agudas o crónicas.

No incrementar la dosis recomendada sin consultar a su médico.

Precauciones

·         Efectuar controles hematológicos periódicos para evaluar la respuesta al tratamiento.

·         Estudios de reproducción en animales no mostraron ningún riesgo para el feto, al administrarles el complejo de hierro polimaltosado, sin embargo, en caso de embarazo se recomienda consultar a su médico antes de iniciar el producto.

 Efectos adversos

Son infrecuentes si se toma la dosis recomendada. Algunos de ellos son:

 ·         Malestares gastrointestinales

·         Plenitud postprandial

·         Pirosis

·         Dolor epigástrico

·         Nauseas, vómitos, constipación

En caso de presentar estos u otros efectos secundarios, suspenda el uso del producto y acuda a su médico de inmediato.

Toxicidad

El riesgo de toxicidad por hierro polimaltosado + ácido fólico es muy bajo, si se consume en las dosis recomendadas, sin embargo en caso de presentar síntomas y signos de gran intensidad como náuseas, vómito, dolor abdominal inicialmente epigástrico y luego difuso, hematemesis y diarreas sanguinolentas o melenas, suspenda el uso del producto y acuda a su servicio de emergencias de inmediato con el objetivo de prevenir complicaciones y secuelas. (10)

Bibliografía

1. Gonzáles, Marco Antonio, Lopera, Darío. Manual de terapéutica 2012-2013. Corporación para investigaciones biológicas. 15 a edición. 396-398.

2. Goodman y Gilman, “las bases farmacológicas de la terapéutica. 9ª edición, editorial  McGraw-Hill.

 3. Intermittent iron supplementation for reducing anaemia and its associated impairments in menstruating women (Review) Copyright © 2014 The Cochrane Collaboration.

 4. Hoover O. Canaval Erazo, MD. Farmacología del hierro.

 5. Manuel Olivares G, Tomás Walter K. CONSECUENCIAS DE LA DEFICIENCIA DE HIERRO. CONSEQUENCES OF IRON DEFICIENCY. Rev. chil. nutr. v.30 n.3 Santiago dic. 2003

 6.     http://themedicalbiochemistrypage.org/es/vitamins-sp.php