Proantocianidina

Ficha Clínica

Forma Farmacéutica y Fórmula Estructural

Cápsula blanda

Dosis recomendada

Tomar una cápsula tres veces por día con las comidas principales.

La presentación en cápsula blanda de extracto estandarizado de vaccinium macrocarpon, garantiza la concentración de los elementos activos de la planta (dosificación exacta), al igual que una rápida absorción de los mismos, lo que mejora su biodisponibilidad.

De igual forma su presentación asegura la hermeticidad del producto, disminuyendo la posibilidad de alteración y manteniendo por más tiempo la estabilidad de los principios activos.

Uso del producto

La evidencia ha demostrado su utilidad en la prevención de infecciones del tracto urinario (ITU). Tiene excelentes resultados en pacientes con infecciones urinarias recurrentes.

156817275

Mecanismo de Acción

Dado que el principal uso de la proantocianidina es la prevención de las ITUs, es esencial conocer esta patología con el fin de comprender el mecanismo de acción de este producto.

En términos generales las ITUs son enfermedades que afectan el tracto urinario, pueden comprometer desde los conductos que transportan la orina hasta los riñones.

El producto de proantocianidinas impide que las bacterias se adhieran al urotelio o tejido que recubre el tracto urinario. Al no poder adherirse a la superficie, las bacterias no proliferan y por tanto no producen infección.

La ITU es la segunda enfermedad más frecuente de origen infeccioso después de las vinculadas al tracto respiratorio; se ha estimado que ocurre en al menos 60% de las mujeres en alguna etapa de su vida y se considera una de las causas más frecuentes de consulta en los servicios de urgencias.

Generalmente se presentan en mujeres sin enfermedades de base, ni alteraciones anatómicas o funcionales del sistema urinario.

En la ITU, el primer evento que se presenta es la colonización de los tejidos periuretrales, seguido del paso de la bacteria a través de la uretra y la posterior adherencia del microorganismo a las paredes de la vejiga desde donde inicia su proliferación.

Son causadas por un reducido número de especies bacterianas, principalmente microorganismos del tipo Gram negativo, Escherichia coli (70-80% de los casos) y Proteus mirabilis (4-7%).

El tratamiento usualmente requiere el uso de antibióticos y su recurrencia constituye un problema preocupante, ya que el espectro clínico puede ir desde una cistitis no complicada hasta una pielonefritis y falla multiorgánica.

Una propiedad importante del E. Coli, es su adherencia al tejido blanco y la principal estructura proteica asociada a este fenómeno es el pili o fimbria. La adhesión bacteriana se logra por la unión de lectinas expuestas en la superficie celular de las fimbrias con los carbohidratos complementario del tejido blanco. (4), (6)

Las proantocianidinas representan una clase única de metabolitos, definidos como oligómeros de alto peso molecular o polímeros de una unidad básica flavan-3-ol, con un grado medio de polimerización de entre 4 y 11. (1), (5)

Estos elementos pueden ser ampliamente encontrados en el reino vegetal, en frutas, semillas, flores y hojas, presentando un gran rango de propiedades biológicas que han sido evaluadas por medio de diferentes estudios y que han evidenciado su actividad antioxidante, antiinflamatoria, antidiabética y antibacteriana. (1)

Inicialmente se consideró que las proantocianidinas generaban una disminución en el pH de la orina, debido a su contenido en ácidos orgánicos deteniendo de esta manera el crecimiento bacteriano. Sin embargo, ensayos clínicos demostraron que éstas moléculas no afectan el pH de la orina, ni actúan como antibióticos, pues no se ha detectado una actividad bacteriostática obactericida importante. (1), (2)

En la actualidad se considera que su verdadera acción es prevenir la adhesión de la fimbria al urotelio, pues una vez este proceso sea bloqueado, la bacteria no podrá infectar la superficie mucosa. In vitro, esta adhesión es mediada por dos componentes de los proantocianidinas, la fructosa que inhibe la adherencia de la fimbria tipo 1 y el PAC que inhiben la adherencia de la fimbria P.

Otro mecanismo de la actividad de estas moléculas es la reducción in vitro de la expresión de la fimbria P en el E. Coli, lo que secundariamente disminuye la virulencia del microorganismo. (1), (2)

Los mecanismos moleculares antiinflamatorios, mediados por los proantocianidias, incluyen, entre otros, la modulación de la vía del ácido araquidónico, la inhibición de la transcripción de genes, la expresión de proteínas, la actividad enzimática, la producción y secreción de mediadores inflamatorios (citoquinas, óxido nítrico), la inhibición de la vía de la protein Kinasa (MAPK) y la modulación de la vía del factor nuclear (NF-κB).

Durante los eventos tempranos en la señalización del factor nuclear NF-κB los proantocianidinas modulan la actividad Iκκ, y la retención citoplasmática de p65:p50 NF-κB por medio de la inhibición de la fosforilación IκB y la degradación proteosomal, mientras que en los estados tardíos afectan la translocación nuclear del NF-κB. (1), (2), (12).

Indicaciones Médicas

Basados en la evidencia ha demostrado tener utilidad en la prevención de las ITU en mujeres con ITUs recurrentes. Sin embargo dentro del amplio grupo de propiedades que han sido evaluadas para estas moléculas, se estableció recientemente su papel como coadyuvante para detener la progresión de las complicaciones diabéticas, tales como neuropatía, retinopatía y nefropatía.

Por otra parte los proantocianidinas han evidenciado propiedades anticancerígenas, a través de la inducción de apoptosis o la inhibición de la proliferación celular, se ha determinado igualmente su capacidad para modificar el proceso inflamatorio por medio de la liberación calcio dependiente de óxido nítrico y la protección contra la peroxidación lipídica inducida por H(2)O(2), sin embargo, su característica más relevante y ampliamente investigada desde el punto de vista clínico es su capacidad antimicrobiana frente a las infecciones del tracto urinario. Se requieren más ensayos clínicos para recomendar su uso en otras patologías.

Evidencia

Las proantocianidinas se encuentran en una alta concentración en el cranberry, por ello, la mayoría de literatura científica, se enfoca en el estudio de productos con extracto de arándano para comprobar las propiedades de las proantocianidinas.

Hombres y mujeres de edad avanzada han participado de estudios para confirmar a prevención de ITU con proantocianidinas. McMurdo e col estudiaron a 376 pacientes hospitalizados mayores de 60 años divididos en dos grupos: el jugo de arándano versus placebo en un ensayo de 24 días.

De los pacientes en el grupo de placebo, 7,4 % desarrollaron ITU sintomáticas, y el 3,7 % en el grupo de arándano desarrolló una infección urinaria (p = no significativo). En un ensayo de seis meses. (7)

Avorn y col, comparó el jugo de arándano frente a placebo y se encontró que había una bacteriuria 4 % y piuria, así como síntomas de ITU frente a 7 % en el grupo placebo ( n = 498 ) ( p = no significativo). Por lo tanto, la evidencia para recomendar proantocianidinas en la prevención de infección urinaria en pacientes de edad avanzada no es concluyente.(7)

Dos estudios fueron realizados para evaluar el papel de las proantocianidinas en la recurrencia de IVU en población pediátrica. Ninguno demostró diferencia entre placebo y proantocianidinas.

Se requieren más estudios para determinar si este producto tiene algún efecto durante la infancia. (8) (9).

Un estudio realizado en Finlandia por Kontiokari y Col, que recibió un enorme interés por los medios de comunicación y se expandió el uso de los arándanos de Europa, informó una reducción significativa de la primera recurrencia de la infección urinaria en las mujeres jóvenes que recibieron un concentrado de arándano – lingoberry para profilaxis.

Después de 6 meses de tratamiento, el 16% del grupo lingoberry – arándano, el 39 % del grupo de Lactobacilos, y el 36% del grupo de control había experimentado una recurrencia de una infección del tracto urinario. Por lo tanto , el riesgo absoluto de infección urinaria se redujo en un 20 %.

Lo más interesante es que los autores observaron que, aunque el grupo de arándano detuvo el tratamiento después de 6 meses, la tasa de infección sigue siendo inferior en ese grupo en comparación con los otros. (11)

La revisión de Cochrane de 2013 sobre el uso de extracto de cranberry en la prevención de la infección urinaria analizo 24 estudios (4473 pacientes). Concluyó, basados en evidencia actual, que los productos de arándano (ya sea en jugo o en forma de cápsulas / tabletas) en comparación con el placebo no proporcionan beneficios en la mayoría de los grupos de población pero que en subgrupos específicos se evidencia beneficio.

Sugieren que el uso de jugo de cranberry no se mantiene a largo plazo por parte de los pacientes y que la presentación en cápsulas o tabletas podría superar los problemas de adherencia al uso del producto.(10)

A pesar de lo anterior, uno de los mayores inconvenientes de los estudios realizados con cranberry en forma de cápsulas o tabletas es la cantidad de ingredientes activos que contienen.

Mientras no haya más estudios sobre los productos que contienen suficiente del ingrediente activo medido de forma estandarizada (proantocianidinas), los productos de arándano no puede ser recomendado para la prevención de las infecciones urinarias.

Cochrane recomienda realizar más estudios de los productos de arándano en forma de comprimidos y cápsulas, pero sólo para las mujeres con ITU recurrentes y sólo si contienen la cantidad recomendada de Proantocianidinas (por lo menos 36 mg / d) que se cuantifica utilizando medidas estandarizadas y validadas. (10)

Varias revisiones han reportado los efectos benéficos de las proantocianidinas en la prevención de ITU. Sin embargo, se recomienda su uso específicamente en mujeres con ITUs previas y recurrentes.

Los ensayos realizados en ITUs en niños y ancianos arrojan resultados inconsistentes por lo que se requiere más evidencia.

En conclusión, se recomienda el uso de proantocianidinas en mujeres con IVUs recurrentes, para la prevención de futuros episodios de infección.

Interacciones

Puede presentar interacciones con los siguientes medicamentos:

• Warfarina (Coumadin) es un anticoagulante utilizado para el tratamiento de diversas condiciones médicas. El uso concomitante con el producto podría incrementar los tiempos de coagulación y favorecer la formación de trombos.(3)

• Puede interferir con el metabolismo hepático de algunos medicamentos, así como incrementar la intensidad de los efectos adversos. Algunos de ellos son: ácido valproico, diazepam, ibuprofeno, celecoxib, diclofenaco, fenitoína entre otros.

Contraindicaciones y advertencias

Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes. No hay reportes de toxicidad durante el embarazo o lactancia sin embargo, si se encuentra en alguna de las condiciones mencionadas y presenta ITU a repetición, consulte con su médico antes de usar el producto.

Efectos adversos

No se conocen efectos adversos serios relacionados con el consumo habitual de alimentos que contengan proantocianidinas. En relación al uso durante la gestación, el producto tiene un nivel de evidencia 3a (productos comúnmente utilizados sin evidencia de daño), durante la lactancia los alimentos que contienen este tipo de moléculas tiene un nivel 6 de seguridad (desconocido).

A pesar de la sospecha de una posible interacción con la warfarina, está demostrado que no potencia el efecto anticoagulante de ésta, no obstante, en casos en que se administre de forma concomitante, convendría controlar los índices de coagulación.

Toxicidad

No hay reportes de toxicidad.

 

Bibliografía

1. Iglesia R, Milagro FI, Campión J, Boqué N, Martínez JA. Healthy properties of proanthocyanidins. Biofactors 2010 May-Jun;36(3):159-68.

2. Martinez-Micaelo N, González-Abuín N, Ardèvol A, Pinent M, Blay MT. Procyanidins and inflammation: molecular targets and health implications. Biofactors. 2012 Jul-Aug;38(4):257-65.

3. Paen CH, Sprague M, Jackevicius CA. Interaction between warfarin and cranberry juice. Clin Ther 2007; 29: 1730-1735.

4. Salminen A, Loimaranta V, Joosten JAF, Salam A, Hacker J, Pieters RJ, Finne J. Inhibition of P-fimbriated Escherichia coli adhesion by multivalent galabiose derivatiews studied by a livebacteria application of surface plasmon resonance. JAC 2007; 60:491-501.

5. Xinyu Zang, Mingying Shang, Feng Xu 1, Jing Liang, Xuan Wang, Masayuki Mikage, Shaoqing Cai. A-Type Proanthocyanidins from the Stems of Ephedra sinica

6. Virulence factors in Escherichia coli urinary tract infection. Johnson JR. Clin Microbiol Rev. 1991 Jan;4(1):80-128.

7. REVIEW Cranberries and lower urinary tract infection prevention. Marcelo Hisano,I Homero Bruschini. CLINICS 2012;67(6):661-667

8. Cranberry Juice for the Prevention of Recurrences of Urinary Tract Infections in Children: A Randomized Placebo-Controlled Trial Jarmo Salo, Matti Uhari. Clinical Infectious Diseases 2012;54(3):340–6.

9. Cranberry Juice for the Prevention of Pediatric Urinary Tract Infection: A Randomized Controlled Trial K. Afshar,* L. Stothers. Vol. 188, 1584-1587, October 2012.

10. Cranberries for preventing urinary tract infections (Review) Jepson RG, Williams G, Craig JC. Lkn. Cranberries for preventing urinary tract infections (Review). 2013 The Cochrane Collaboration. Published by JohnWiley & Sons, Ltd.

11. Current clinical status on the preventive effects of cranberry consumption against urinary tract infections Ioanna Vasileiou, Athanasios Katsargyris. Jik Nutrition research 33 ( 2013 ) 595 – 607

12. Cranberry derived proanthocyanidins can prevent pathogen invasion of kidney epithelial cells Nathalie Tufenkji *, Omar Jandali Rifai. LKJ. Food Research International 43 (2010) 922–924