Té Verde + Vitamina C

Ficha Clínica

Forma Farmacéutica y Fórmula Estructural y Condensada

Cápsulas blandas de gelatina. Uso oral.

Tomar una cápsula 30 minutos antes de cada comida principal (desayuno, almuerzo y cena), de esa forma, se consigue que el compuesto se encuentre disponible en el momento de la ingestión de alimentos y ejerza su efecto de la manera más eficiente.

No consumir más de 5 cápsulas por día para evitar toxicidad o efectos adversos.

Las cápsulas blandas de gelatina, permiten incorporar cantidades precisas de té verde y vitamina C, lo que garantiza mayor calidad del producto. Proporcionan mayor adherencia al tratamiento por parte del paciente, pues tienen sabor agradable y son fáciles de deglutir. Adicionalmente, reducen la aparición de efectos adversos a nivel gastrointestinal como dolor abdominal, pirosis, náuseas o vómitos.

200207939-003

Uso del producto

Té verde + vitamina C ha demostrado tener efectos en la reducción de peso y mantenimiento del mismo. (1) La vitamina C y el té verde tiene acciones sinérgicas como antioxidantes, con lo que podría retrasarse el envejecimiento prematuro y, en algunos casos, la aparición de enfermedades crónicas.

Los estudios recomiendan realizar ensayos clínicos con un mayor número de pacientes, con el fin de obtener resultados significativos y así poder extender su uso de forma definitiva a la población general. Se requiere más investigación. (2), (3)

La terapia para sobrepeso u obesidad se basa en restricción calórica y ejercicio físico, sin embargo en algunos casos, además de las medidas mencionadas, pueden utilizarse productos de origen natural que contribuyan a la disminución de peso. El consumo habitual del té verde ha mostrado evidencia promisoria en este campo.

Mecanismo de Acción

La obesidad y las comorbilidades asociadas a ella, siguen siendo un problema de salud pública mundial. Estimaciones recientes en los EE.UU., indican que aproximadamente un tercio de la población adulta es obesa.

Aunque hay muchos factores genéticos y ambientales, que predisponen al aumento de peso, la causa fundamental de la obesidad es un desequilibrio entre la ingesta de alimentos y el gasto energético.

El exceso de masa grasa se desarrolla con el tiempo a partir de un pequeño desequilibrio energético positivo. En general, la ganancia media de peso al año es pequeña, aproximadamente 0,5 kg. (4), (5)

Hay muchas estrategias dietéticas y en menor medida farmacológicas, que han demostrado afectar el balance energético, lo que resulta en la reducción exitosa de peso. Tales terapias afectan típicamente uno o más aspectos de balance de energía, incluyendo el apetito, la absorción de nutrientes o la termogénesis.

La evidencia epidemiológica y de varios ensayos de intervención aleatorizados controlados, han demostrado una relación inversa entre el consumo habitual de té (predominantemente verde) y los niveles de grasa corporal y circunferencia de la cintura.

Mientras que el té verde contiene una gran variedad de compuestos, los efectos antiobesidad se han atribuido con mayor frecuencia a su fracción polifenólica, en concreto las catequinas. Las catequinas del té verde (GTC), pueden afectar múltiples aspectos del balance de energía que, en conjunto, dan como resultado una reducción de peso corporal a expensas de la grasa.

El té verde se elabora con las hojas secas de la planta Camellia sinensis. Los constituyentes predominantes de té verde, que representan hasta el 35% del peso seco, son los polifenoles que incluyen los flavonoles, flavonas y flavan- 3 -oles. De ellos, el 60-80 % son los flavan- 3 -oles comúnmente conocidos como catequinas. En comparación, el oolong y el té negro, que se produce a partir de hojas de C. sinensis parcialmente fermentados o completamente fermentados, respectivamente, contienen aproximadamente la mitad del contenido en catequinas de té verde. (5)

Epigalocatequina- 3 – galato (EGCG) es la catequina más abundante en el té verde y representa el 50-80 % del contenido total de catequina. También se considera que es el componente más bioactivo de té verde.

Otras catequinas menores incluyen epicatequina – 3 – galato (ECG), epigalocatequina (EGC) y epicatequina. Los sólidos restantes del té verde son la cafeína, la teanina, teaflavinas, quercetina y otros compuestos fenólicos como el ácido gálico y ácido clorogénico.

GTC se absorben en el intestino, sin embargo los estudios indican una gran variabilidad de sujeto a sujeto en la farmacocinética de las catequinas del té verde.  La biodisponibilidad de GTC de suplementos excede la del té preparado.

Los mecanismos por los que GTC influencia el peso corporal y la composición corporal continúan siendo un área activa de investigación.

Gran parte del trabajo en los seres humanos se ha centrado en los efectos de GTC en la termogénesis y la oxidación de sustratos, ambos mediados por la actividad del sistema nervioso simpático.

Otros mecanismos potenciales incluyen modificaciones en el control del apetito, baja regulación de las enzimas implicadas en el metabolismo de los lípidos hepáticos y disminución en la absorción de nutrientes. Hay cuatro mecanismos propuestos:

1. Gasto energético

El sistema nervioso simpático (SNS) desempeña un papel importante en la regulación del gasto energético y la lipólisis. Las sustancias que estimulan o prolongan la presencia de noradrenalina (NA ), un mediador clave de la actividad del SNS, aumentan el gasto de energía y promueven la oxidación de la grasa.

En 1975, Borchardt y Huber presentaron pruebas de que GTC inhibe la catecol O- metiltransferasa (COMT ), la enzima que degrada la noradrenalina, lo que prolonga la acción de la NE liberada por el SNS en la hendidura sináptica.

La cafeína, presente de forma natural en el té verde, también influye en la actividad del SNS a través de la inhibición de la fosfodiesterasa, enzima que degrada rápidamente intracelular de monofosfato de adenosina cíclico (cAMP ), una señal lanzada en respuesta a NE.

Es probable que cuando se consumen juntos , GTC y cafeína actúan sinérgicamente, dando como resultado efectos pronunciados sobre el SNS y, por tanto, el gasto de energía y la lipólisis.

Se ha propuesto recientemente que los efectos de GTC, en el gasto de energía, pueden variar dependiendo de la variabilidad genética en la actividad de la enzima COMT. Por lo tanto, es posible que las variaciones en la actividad de la COMT pueden influir en los efectos de GTC.

Es interesante señalar que las poblaciones asiáticas muestran una alta actividad del alelo de la enzima COMT, mientras que las poblaciones caucásicas presentan una mayor frecuencia del alelo de baja actividad de la enzima COMT. Por lo tanto, una posible explicación de por qué los estudios que examinan los efectos de GTC en poblaciones asiáticas, han mostrado resultados más favorables en comparación con aquellos realizados con sujetos de raza blanca, podría ser que las personas de origen asiático son más sensibles a los efectos de GTC en el gasto de energía y otras resultados mediados por SNS. (4)

2. Alteraciones en el metabolismo de las grasas

Otro posible mecanismo por el cual GTC inducir efectos en la reducción de peso, puede estar relacionado con cambios en la oxidación de ácidos grasos y el metabolismo de los mismos. Bajo la influencia del SNS, NE estimula la lipólisis en los tejidos periféricos (adiposo, hígado, músculo esquelético), la liberación de ácidos grasos libres en circulación y hasta la regulación de metabolismo hepático de los lípidos.

La evidencia indirecta de los ensayos de intervención sugiere que GTC puede alterar el metabolismo de la grasa, mediante la promoción de la lipólisis de los depósitos de grasa específicos. Los depósitos de grasa del abdomen parecen ser más sensibles a la lipólisis inducida por el NE que los de otros depósitos. A nivel de la grasa abdominal, el té verde parece ser más lipolítico. (4)

3. Inhibición del apetito

Las sustancias que aumentan la oxidación de ácidos grasos hepáticos, tales como los agonistas beta-adrenérgicos, disminuyen la ingesta voluntaria de alimentos en ratas.

Se ha planteado la hipótesis de que la producción de ATP, desencadena señales que regulan el apetito del cerebro por las neuronas sensoriales vagales. Así, cuando la oxidación de ácidos grasos hepáticos es baja y hay una disminución concomitante en los niveles de ATP, se aumenta el apetito.

El consumo de ácidos grasos de cadena media y aceite de 1,3- diacilglicérido, ingredientes que aumentan la oxidación hepática de ácidos grasos, ha mostrado reducir la ingesta de alimentos en sujetos humanos. Dada la evidencia de que el GTC puede aumentar la oxidación de la grasa hepática, es posible que el apetito puede ser alterado por el GTC.

Varios estudios, han evaluado la sensación subjetiva de apetito a través de escalas analógicas visuales o indirectamente, a través de la evaluación de los registros de la dieta. Sin embargo, tales registros de dieta auto-reportadas podrían no ser lo suficientemente sensibles para detectar pequeños cambios en la ingesta alimentaria que pueden tener un efecto sobre el peso corporal y la masa grasa con el tiempo. (4)

4. Disminución de la absorción de nutrientes

La disminución de la absorción de nutrientes en el tracto gastrointestinal ha sido propuesta como un posible mecanismo que explica los efectos de GTC. Los datos in vitro sugieren que GTC puede reducir la absorción de glucosa mediante la inhibición de enzimas gastrointestinales involucrados en la digestión de nutrientes, como α-amilasa y α- glucosidasa.

Los estudios celulares también han demostrado que GTC disminuye la captación de glucosa en las células intestinales e inhibe el transportador de glucosa dependiente de sodio. Durante la última década, se han producido una serie de ensayos de intervención que muestran reducciones en el peso y la grasa corporal después del consumo crónico de GTC con cafeína.

Se ha sugerido que el GTC puede aumentar el gasto de energía, estimulando la termogénesis en un grado mayor que la cafeína. Sin embargo las investigaciones más recientes no han apoyado totalmente esta hipótesis. La relación entre el GTC, la cafeína y la termogénesis no está clara en la actualidad y un trabajo futuro debería tratar de aclarar la influencia de la ingesta habitual de cafeína.

Otros posibles mecanismos, incluyen aumento de la oxidación de grasa, disminución del apetito, y se disminución de la absorción de nutrientes. Estos mecanismos también pueden ser influenciadas, al menos en parte, por la ingesta de cafeína concomitante y variaciones de actividades enzimáticas de las poblaciones.

Por otra parte, las influencias de la dosis, forma farmacéutica, duración del tratamiento, el sexo, el grado de adiposidad y la potencial interacción positiva con la actividad física merecen una mayor investigación con estudios aleatorizados doble ciego controlado. (4), (5)

Por su parte, la vitamina C es un nutriente que nuestro cuerpo necesita para cumplir funciones básicas. Interviene en procesos esenciales como el crecimiento, la absorción de hierro, la producción de colágeno y el sistema inmunológico. Es soluble en agua y se obtiene a través de la dieta pues nuestro organismo es incapaz de producirla. (2), (3)

En todas sus funciones biológicas conocidas, la vitamina C actúa como un agente reductor, es decir que dona un electrón al sustrato al tiempo que el se óxida a un radical ascorbilo, una forma relativamente estable de radicales libres. Dos moléculas del radical libre ascorbilo se fragmentan en 1 de ascorbato y 1 molécula de ácido dehidroascórbico, las formas totalmente reducidas y oxidadas de la vitamina C, respectivamente.

Para reducir al mínimo la pérdida de vitamina C existen numerosos mecanismos que incluyen el reciclaje del ascorbato, la tioredoxina reductasa y la absorción renal activa a través del transportador sodio dependiente de vitamina C (SVCT).

La Absorción de la vitamina C, su distribución a los tejidos y su excreción están estrechamente controlados por un proceso de transporte activo tejido específico a través SVCT1 y SVCT2. (2), (3) (11)

El ascorbato es un potente antioxidante, con la capacidad de reducir radicales libres fisiológicamente relevantes y especies reactivas de oxígeno.

La vitamina C parece regenerar la vitamina E (α-tocoferol) a partir de su forma oxidada (radical α-tocoferoxilo), permitiendo que la vitamina C indirectamente inhiba la peroxidación lipídica. El ascorbato también puede reducir radicales de urato y glutatión. (2),(3)

Aunque la importancia clínica de la acción antioxidante del ascorbato es difícil de evaluar, literatura experimental ha demostrado que la vitamina C protege eficazmente macromoléculas biológicas del daño oxidativo que pudiera contribuir al desarrollo y la progresión de varias enfermedades crónicas y agudas. (3)

La cantidad de vitamina C contenida en este producto por sí sola no ejerce su actividad como antioxidante, sin embargo la unión con té verde tiene un efecto sinérgico a este nivel.

Indicaciones Médicas

Té verde+ vitamina C está indicado en reducción de peso y mantenimiento del mismo.

Posee efectos antioxidantes por lo que podría utilizarse en la prevención de algunas enfermedades crónicas. Sin embargo, aún se requieren más estudios para confirmar los resultados en muestras de población mayores.

Efectos en prevención de cáncer aún se encuentran en estudio y la evidencia no muestra resultados definitivos.

Evidencia

Dado que en las últimas décadas el consumo de té verde ha aumentado, el interés por establecer los efectos de este compuesto ha crecido. En respuesta a los múltiples estudios que reportaban la utilidad del té verde, como factor protector en cáncer, se realizó en 2009 la revisión por parte de Cochrane para unificar conceptos.

Se tuvo como objetivo valorar críticamente las asociaciones entre el consumo de té verde y el riesgo de incidencia y mortalidad por cáncer. Se incluyeron todos los estudios prospectivos, controlados y los estudios observacionales, que han evaluado la asociación entre el consumo de té verde y el riesgo de incidencia de cáncer o que informaron sobre la mortalidad por cáncer.

Se incluyeron cincuenta y un estudios con más de 1,6 millones de participantes. Veintisiete de ellos fueron estudios de casos y controles , 23 estudios de cohortes y un ensayo controlado aleatorio (ECA). (6)

Los resultados de los estudios que evaluaron las asociaciones entre el té verde y el riesgo de incidencia de cáncer del tracto digestivo, fueron sumamente contradictorios. Hubo pruebas limitadas de que el té verde podría reducir la incidencia de cáncer de hígado. La evidencia de esófago, estómago , colon, recto , y el cáncer de páncreas fueron contradictorias .

En el cáncer de próstata , los estudios observacionales con mayor calidad metodológica, sugirieron una disminución del riesgo en los hombres que consumen mayores cantidades de té verde o extractos de té verde.

Hubo moderada a fuerte evidencia de que el consumo de té verde no reduce el riesgo de morir por cáncer gástrico. Los autores concluyeron que no hay pruebas suficientes con respecto a consumo de té verde y la prevención del cáncer.

Los resultados de esta revisión, incluyendo las tendencias de las asociaciones, deben ser interpretados con cautela y su generalización es cuestionable, ya que la mayoría de los estudios incluidos se realizaron en Asia ( n = 47 ) en el que se pronunció la cultura de la bebida del té. La ingesta de té verde es de 3 a 5 tazas al día (hasta 1.200 ml / día ), que prevé un mínimo de catequinas 250 mg / día.

Si no exceda de la cantidad diaria recomendada, los que disfrutan de una taza de té verde deben continuar su consumo. Beber té verde parece ser seguro en el uso moderado, regular y habitual.(6)

En un ensayo controlado, doble ciego en China se evaluaron los efectos del té verde rico en catequina, en adultos chinos con un alto porcentaje de grasa visceral abdominal. Los sujetos (118) fueron asignados aleatoriamente a consumir diariamente una bebida que contiene 609,3 mg de catequinas y 68,7 mg de cafeína o una bebida de control durante 12 semanas.

Área de grasa abdominal, el peso corporal y la composición se midieron en la semana 0, semana 8 y semana 12. Ciento cuatro (104) sujetos completaron el ensayo. Superficie media de grasa visceral, el peso corporal y la grasa corporal se redujo significativamente por el tratamiento de té verde catequina enriquecido pero estos efectos no se observaron en el grupo de control con el análisis por protocolo sets.

La disminución en la semana 12 en el área de grasa visceral en el grupo catequina fue mayor que en el grupo control (P = 0,04). Por lo tanto, el consumo de la bebida de té verde catequina enriquecido durante 12 semanas indujo la pérdida de grasa visceral en adultos chinos con un alto porcentaje de grasa visceral abdominal. (7)

Como se mencionó anteriormente, la presencia del alelo de la enzima COMT más activa, puede relacionarse con el hecho de que en sujetos asiáticos la pérdida de peso sea mayor y significativa que en sujetos caucásicos. Se sugiere realizar más estudios en pacientes caucásicos con el fin de comparar los resultados en cada una de las poblaciones. Se ha propuesto un efecto reductor de peso para el té verde y catequinas.

El objetivo del presente estudio, fue investigar el té verde rico en catequinas en combinación con inulina, y observar si afectaba el peso corporal y la masa grasa en adultos obesos y con sobrepeso. Un total de treinta sujetos fueron divididos en un grupo control y un grupo experimental que recibió 650 ml de té o el té verde rico en catequinas más inulina. Una reducción del peso corporal (- 1,29 (sem 0,35) kg) y la masa grasa (0,82 (sem 0,27) kg) en el grupo experimental se encontró después de 6 semanas, y no se observaron efectos adversos.

Después de abstenerse del consumo de 2 semanas, se observaron efectos sostenidos sobre el peso corporal y la masa grasa. Los autores concluyeron que la ingesta continua de catequina de té verde rico en inulina en combinación con por lo menos 3 semanas puede ser beneficiosa para el control de peso.(8)

Para evaluar los efectos del extracto de té verde se realizÓ un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo entre diciembre de 2007 y noviembre de 2008. Los sujetos fueron asignados al azar para recibir 1500 mg de un GTE (extracto de té verde) o placebo descafeinado al día durante 16 semanas. Sesenta y ocho de los 80 temas, de entre 20 a 65 años con IMC> 25 kg/m2 y la diabetes tipo 2 durante más de un año, completaron el estudio.

Se utilizó la evaluación del modelo homeostático de resistencia a la insulina (HOMA-IR) como medida de resultado importante. Al inicio del estudio y después de 16 semanas de tratamiento, medidas antropométricas, la glucosa en ayunas, la hemoglobina A1C por ciento (HbA1C), péptidos hormonales, y lipoproteínas en plasma se midieron en ambos grupos.(9)

Por último, debido a que cada vez hay más evidencia de que el té verde y negro, son beneficiosos para la prevención de la enfermedad cardiovascular (ECV), Cochrane realizó la revisión sistemática para determinar los efectos del té verde y negro en la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares .

Se seleccionaron ensayos controlados aleatorios (ECA) con al menos tres meses de duración, que incluyeron adultos sanos o con alto riesgo de ECV. Los ensayos investigaron la ingesta de té verde, té negro o extractos de té . El grupo de comparación fue ninguna intervención, placebo o intervención mínima. Los resultados de interés fueron eventos clínicos de ECV y los principales factores de riesgo de ECV. Se excluyeron los ensayos que incluían cualquier intervenciones de estilo de vida o multifactoriales, se centran en la pérdida de peso para evitar la confusión.

Se identificaron 11 ECA con un total de 821 participantes, dos ensayos en espera de clasificación y un ensayo en curso. Siete ensayos evaluaron una intervención de té verde y cuatro examinaron una intervención té negro. Dosis y forma del té – verde y negro – difirieron entre los ensayos.

El ensayo en curso está examinando los efectos de cápsulas de polvo de té verde. Ningún estudio informó eventos cardiovasculares. Cada vez hay más evidencia de que el té verde y negro tanto son beneficiosos para la enfermedad cardiovascular ( ECV) la prevención. El té negro produjo reducciones estadísticamente significativas en la lipoproteína de baja densidad y de la presión arterial por más de seis meses, pero sólo fue un pequeño número de ensayos que contribuyeron a cada análisis y los estudios estaban en riesgo de sesgo.

El té verde también ha mostrado reducciones estadísticamente significativas en el colesterol total ( MD -0,62 mmol / L, IC del 95 % : -0,77 a – 0,46) , colesterol LDL (MD -0,64 mmol / l, IC del 95%: – 0,77 a -0,52 ) y la presión arterial (PAS : MD -3,18 mmHg , IC del 95%: -5,25 a – 1,11 ; DBP : MD -3,42 , IC del 95%: -4,54 a -2,30 ), pero sólo un pequeño número de estudios contribuyeron a cada análisis, y los resultados no eran estables a análisis de sensibilidad.

Cuando se analizaron juntos los dos tipos de té que mostró efectos favorables en el colesterol LDL y la presión arterial. Aunque hay muy pocos estudios a largo plazo, hasta la fecha que examinan el té verde o negro, para la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares, la evidencia sugiere que el té tiene efectos favorables sobre los factores de riesgo de ECV, pero debido al pequeño número de ensayos que contribuyeron a cada análisis, los resultados deben ser tratados con precaución y realizar ensayos adicionales de alta calidad con más largo plazo de seguimiento necesarios para recomendar su uso, no hay ninguna restricción en el uso de té verde de forma diaria siempre y cuando no se exceda su dosis. (11)

Interacciones

Pueden existir interacciones con los siguientes medicamentos

• Antiácidos (contienen aluminio)

• Antiretrovirales

• Warfarina

• Propanolol

• Antibióticos

• AINES

• Medicamentos hipoglicemiantes

• Tratamientos de diabetes.

• Anticonceptivos

• Algunos antimicóticos.

Podría presentarse síntomas ansiosos y otros efectos adverso en pacientes que consumen algún psicofármaco: litio, clozapina.

Se recomienda consultar a su médico si se encuentra utilizando alguno de los fármacos citados antes de iniciar el uso del producto. (10)

Contraindicaciones y advertencias

El uso de éste producto se encuentra contraindicado en las siguientes patologías o condiciones médicas:

• Alergia a cafeína o a otras xantinas

• Insuficiencia cardiaca, arritmia

• Úlcera gastroduodenal

• Epilepsia, insomnio

• Hemocromatosis, talasemia mayor, anemia sideroblastica, hemoglobinuria paroxística nocturna.

• Trastornos psiquiátricos como ansiedad generalizada o trastorno de pánico. (10)

La ingestión de cantidades excesivas, puede producir taquicardia y trastornos estomacales.

No se recomienda su uso en mujeres embarazadas y durante la lactancia sin la supervisión de un médico. (3)

Efectos adversos

Pueden presentarse los siguientes efectos secundarios si se excede la dosis diaria recomendada:

• Cefalea

• Náusea, vómito

• Dolor abdominal y diarrea

• Insomnio, ansiedad

• Irritabilidad

• Mareos, tínitus.

El uso prolongado puede producir adicción en algunos casos. Usar con precaución en pacientes con enfermedad hepática.

Si presenta alguno de los síntomas mencionados, suspenda el uso del producto y consulte a su médico.

Toxicidad

No hay reportes de toxicidad.

 

Bibliografía

1. Camellia Sinensis (Green Tea): A Review Parmar Namita, Rawat Mukesh. Global Journal of Pharmacology 6 (2): 52-59, 2012

2. Vitamin C: A Concentration-Function Approach Yields Pharmacology and Therapeutic Discoveries. Mark Levine,* Sebastian J. Padayatty. dv. Nutr. 2: 78–88, 2011.

3. Lykkesfeldt, A. J. Michels, and B. Frei. Nutrient information. Vitamin C. 2014 American Society for Nutrition. Adv. Nutr. 5: 16–18, 2014.

4. REVIEWS: CURRENT TOPICS Antiobesity effects of green tea catechins: a mechanistic review Tia M. Rains, Sanjiv Agarwal. Journal of Nutritional Biochemistry 22 (2011) 1–7.

5. Review Green tea catechins, caffeine and bodyweight regulation M.S. Westerterp-Plantenga. M.S. Westerterp-Plantenga / Physiology & Behavior 100 (2010) 42–46

6. Boehm K, Borrelli F, Ernst E, Habacher G.Green tea (Camellia sinensis) for the prevention of cancer (Review). The Cochrane Collaboration. Published by John Wiley & Sons, Ltd.

7. Ying Zhanga, Yingjie Yu. Effects of catechinenriched green tea beverage on visceral fat loss in adults with a high proportion of visceral fat: A double-blind, placebo-controlled, randomized trial. JOURNAL OF FUNCTIONAL FOODS 4 (2012) 315–322.

8. Yang H-Y, Yang S-C, Chao JC-J, Chen J-R. Beneficial effects of catechin-rich green tea and inulin on the body composition of overweight adults. Br J Nutr. marzo de 2012;107(5):749-54.

9. Hsu CH1, Liao YL. Does supplementation with green tea extract improve insulin resistance in obese type 2 diabetics? A randomized, doubleblind, and placebo-controlled clinical trial. Altern Med Rev. 2011 Jun;16(2):157-63.

10. http://umm.edu/health/medical/altmed/supplement /vita min-c-ascorbic-acid

11. Immune-Enhancing Role of Vitamin C and Zinc and Effect on Clinical Conditions Eva S. Wintergerst Silvia Maggini Dietrich H. Hornig. Ann Nutr Metab 2006;50:85–94

12. Green and black tea for the primary prevention of cardiovascular disease (Review) Hartley L, Flowers N, Holmes J, Clarke A. Green and black tea for the primary prevention of cardiovascular disease (Review) Copyright © 2013 The Cochrane Collaboration.