Vitamina D3 + Magnesio

Ficha Clínica

Forma Farmacéutica y Fórmula estructural

Cápsula blanda

Dosis recomendada

Tomar una cápsula por día con alguna de las comidas principales.

No tomar más de 1 cápsulas diaria. Las cápsulas blandas de gelatina proporcionan mayor absorción del producto y con ello aseguran la llegada al torrente sanguíneo de forma más efectiva. (1), (2)

Las cápsulas blandas garantizan el aporte de cantidades precisas de vitamina D y magnesio, adicionalmente son de liberación rápida, fáciles de deglutir y no tienen sabor, por lo que a largo plazo se obtiene mayor adherencia por parte del individuo que utiliza el producto.

rodilla-artroseis-femoro-ti

Uso del producto

Basado en la revisión clínica y los estudios en humanos y animales, la vitamina D aumenta la absorción de magnesio y puede reducir la retención de éste mineral a través de aumentos en la excreción urinaria del mismo. Con ello, intervienen en el metabolismo del calcio y permite su fijación para disminuir la pérdida ósea secundaria a procesos como osteoporosis. El uso simultáneo de vitamina D y el magnesio también puede mejorar función inmunológica. (1), (4)

Mecanismo de Acción

En la mayoría de los productos, la vitamina D se combina con calcio, por la vasta evidencia que existe de su papel en el metabolismo óseo. Como se sabe, el calcio es capaz de fijarse en los huesos a través de la acción de la vitamina d, en ausencia de ésta última no hay posibilidades de que el calcio logre entrar a los huesos, lo que con el tiempo llevará a desmineralización, osteoporosis y en el peor de los casos, fracturas.

El papel de la vitamina D, a este nivel, se ha demostrado incluso con el uso de suplementos sin calcio y que sólo contienen colecalciferol. En el metabolismo óseo, otros minerales como magnesio y fósforo intervienen. (1)

La principal función biológica de la vitamina D, es mantener los niveles sanguíneos normales de calcio y fósforo, así mismo participa en la absorción de calcio (1). Es una vitamina liposoluble sintetizada, ya sea a partir de precursores dietéticos vegetales o animales o a través de la acción directa de la luz del sol sobre los derivados del colesterol que se encuentran en la piel.

La vitamina D activa (calcitriol; 1,25(OH)2D) es el producto de dos hidroxilaciones consecutivas. La primera hidroxilación de los precursores colecalciferol (D3, derivado de la piel o de la dieta) y el ergocalciferol (D2, derivado de la dieta) tiene lugar en el hígado.

El colecalciferol es producido en la piel por la acción de la radiación ultravioleta sobre el 7-dehidrocolesterol, un precursor inerte. La vitamina D circula hacia el hígado unido a la proteína transportadora de vitamina D. Los precursores sufren hidrólisis en el carbono 25 de la prehormona 25(OH)D, ésta es la principal forma circulante y de almacenamiento de vitamina D y circula unida a la proteína transportadora de vitamina D. En el riñón, sufre hidrólisis por acción de la hidroxilasa 1α dando origen a 1,25(OH)2D.

Esta segunda hidroxilación es un proceso muy regulado que se incrementa por acción de la PTH y se encuentra bajo retroalimentación negativa por las concentraciones plasmáticas de calcio.

La 1,25(OH)2D media sus efectos a través de la unión a receptores de esteroides ubicados en el intestino, hueso, riñón y glándula paratiroides, donde estimula la absorción intestinal de calcio, regula el intercambio óseo, incrementa la reabsorción renal de calcio y suprime la síntesis de PTH. (6)

La vitamina D, se obtiene de la dieta y adicionalmente es sintetizada a partir de precursores que se activan por el estímulo de la luz solar. Está sometida a un sistema de contra regulación que impide una absorción desmesurada de calcio.

El magnesio es un mineral se requiere en cantidades precisas en nuestro organismo, para cientos de funciones. Participa en la producción de energía a partir de los alimentos, en la síntesis proteica y en el mantenimiento de las características eléctricas del sistema neuromuscular.

La ingesta diaria de magnesio es de 340 mg para mujeres y 400 mg para hombres. Su metabolismo puede verse comprometido en enfermedades como diabetes e hipertensión. Así mismo se sabe que la deficiencia de magnesio es muy prevalente en la actualidad; según el último reporte de NAHES, un gran porcentaje de americanos no alcanzan los requerimientos diarios de magnesio en la dieta, esto se relaciona con la baja ingesta de frutas y vegetales frescos y el aumento en el consumo de alimentos procesados y de poco valor nutricional. (1)

Los sitios primarios de la absorción intestinal de Mg son el yeyuno y el íleon, aunque la absorción puede ocurrir en otros sitios, incluyendo el colon. En virtud de la ingesta dietética normal de Mg, 30% a 40% se absorbe. Después de la ingestión oral, aparece en la sangre dentro de 1 hora, se estabiliza a la tasa de 4% a 6% / hora de la segunda hora a la octava hora, luego disminuye rápidamente, y cesa en la décima hora.

La absorción de Mg está determinada por un proceso de transporte pasivo y uno de transporte activo. El mecanismo paracelular pasivo, depende de una diferencia de potencial generada por el transporte transcelular de sodio y representa aproximadamente el 90% de la absorción intestinal de Mg. (4)

Por su parte, el riñón también es esencial en el balance del Mg. Aquí se realiza el proceso de filtración y reabsorción. Aproximadamente 10 % del Mg total de nuestro cuerpo es filtrado a diario por el riñón y de éste, 5 % es excretado en la orina.

Éste mineral es un cofactor de múltiples vías enzimáticas en el cuerpo humano, estas vías participan en las reacciones de transferencia de fosfato que utilizan ATP (adenosin trifosfato) y otros nucleótidos como sustratos.

El magnesio es el segundo catión intracelular divalente más abundante y es un cofactor  para más de 300 reacciones metabólicas en el cuerpo. Estos procesos incluyen la síntesis de proteínas, producción y almacenamiento de energía celular, el crecimiento celular y la reproducción, la síntesis de ARN y ADN y la estabilización de las membranas mitocondriales.

Contribuye  con el metabolismo óseo, la transmisión nerviosa, excitabilidad cardiaca y neuromuscular. Desempeña un papel muy importante en el metabolismo de la glucosa y de la insulina, específicamente a través de su actividad tirosina quinasa, fosforilasa y la actividad del transportador de glucosa.

La acción predominante de Mg se relaciona con la utilización de ATP. El ATP tiene una posición estratégica en para casi todos los procesos celulares al proporcionar fosfato de alta energía. Existe en todas las células principalmente en forma de MgATP-2. Por lo tanto, el Mg es esencial para la función del ciclo glicolítico, el ciclo del ácido cítrico, proteínas quinasas, ARN y ADN polimerasas, metabolismo de los lípidos, y la activación de aminoácidos, así como ser elemental en los sistemas de segundos mensajeros de monofosfato de adenosina cíclico (AMPc) y la fosfolipasa C.

En cuanto al metabolismo óseo, los posibles mecanismos por los cuales la deficiencia de magnesio induce la pérdida ósea incluyen:

1. Aumento de la liberación de la sustancia P en respuesta a niveles bajos de Mg, estimula el receptor de NMDA por los aminoácidos excitatorios. La sustancia P entonces estimula la liberación de TNFa e IL-1h por los monocitos que a su vez activan los osteoclastos.

2. El desarrollo del estrés oxidativo durante la depleción de Mg, puede aumentar los radicales de óxigeno y puede provocar también la resorción  ósea.

3. La formación de hueso por parte de los osteoblastos, puede disminuir debido a la pérdida de un efecto mitótico en esta célula, o por disminución de la secreción de PTH y / o disminución de la  producción 1,25 (OH) 2-la de vitamina D.

4. La formación de mayor cantidad de cristales también pueden contribuir a la fragilidad del esqueleto.

Como se mencionó al inicio, los usos de la vitamina D en combinación con magnesio  se basan en sus mecanismos de acción. Hay dos sistemas en los que ambos elementos tiene algún efecto. Uno, es el sistema óseo y otro es el sistema inmunológico. El papel de ambos en metabolismo de calcio e integridad ósea, se documentaron anteriormente y las bases biológicas están bien definidas.

Por otro lado, los efectos a nivel inmunológico aun continúan siendo estudiados.

Los efectos in vivo de la vitamina D, sobre la función inmunológica, dependen de la naturaleza del estímulo inmunológico y el estado del calcio del huésped. Del mismo modo, los blancos directos de la vitamina D en las células CD4 T, dependen del momento y la naturaleza de la estimulación.

La evidencia sugiere un modelo en el que la eficacia del tratamiento de 1,25 (OH ) 2D3, de enfermedades autoinmunes, son resultados de la inhibición del desarrollo y la función de las células Th1 y la inducción de otras células Th, incluyendo las células Th2.

La disponibilidad de calcio en la dieta es un factor que contribuye a la eficacia de la 1,25 ( OH) 2D3 como tratamiento para la EII (enfermedad inflamatoria intestinal). Los efectos paradójicos de la 1,25 ( OH) D en la capacidad del huésped para montar una respuesta inmune a los microorganismos infecciosos, al tiempo que suprime las manifestaciones de la enfermedad autoinmune, requiere investigación adicional.

Parece razonable plantear la hipótesis de que la vitamina D y 1,25 ( OH) 2D3, son reguladores selectivos del sistema inmune, y es necesario seguir trabajando para identificar las dianas celulares y moleculares de la 1,25 ( OH) 2D3 en el sistema inmunológico. (7),(9), (10).

Por su parte, las funciones de magnesio en el sistema inmune continúan sin dilucidar. Según modelos experimentales en las que se somete a los sujetos a realizar ejercicio, la deficiencia de magnesio podría estar relacionada con la iniciación de una respuesta inflamatoria secuencial. Se requiere de ensayos clínicos para evaluar los efectos de magnesio en el sistema inmunológico. (4)

Indicaciones Médicas

La combinación de magnesio con vitamina D3, tiene como objetivo el fortalecimiento de huesos a través del incremento del aporte diario de vitamina D y su acción conjunta con el mineral Mg, que ejerce papel importante en la mineralización del hueso. Más importante aún, los efectos positivos a nivel del sistema inmune de estos dos elementos, lo hacen un producto útil en el incremento de la respuesta de defensa de nuestro organismo.

La vitamina D y el magnesio, como suplementos separados tienen muchos usos, (ver referencia 1, 4), sin embargo, la combinación solo tiene las indicaciones mencionadas anteriormente.

Evidencia

Se realizó una revisión sistemática de los estudios de intervención controlados existentes de vitamina D, como terapia coadyuvante en la respuesta a la infección. Se eligieron ensayos clínicos controlados aleatorios que estudiaron la vitamina D, para el tratamiento o la prevención de enfermedades infecciosas en los seres humanos.

Estudios realizados en 1948 y 2009 se identificaron a través de términos de búsqueda en PubMed y Ovid MEDLINE. Trece ensayos controlados publicados fueron identificados por nuestros criterios de búsqueda. Diez ensayos fueron controlados con placebo, y 9 de los 10 se llevaron a cabo en un diseño doble ciego riguroso.

Los ensayos clínicos seleccionados, demostraron una heterogeneidad significativa en los datos demográficos basales del paciente, tamaño de la muestra, y las estrategias de intervención de la vitamina D.

Sobre la base de estudios revisados, ​​hasta la fecha, la mayor evidencia también apoya la investigación sobre la terapia adyuvante de la vitamina D para la tuberculosis, la gripe y las enfermedades virales de las vías respiratorias superiores.

En los estudios seleccionados, se resaltan algunos aspectos del diseño del estudio para ayudar a guiar el futuro la investigación clínica en el campo. Se concluyó que se necesitan ensayos clínicos más rigurosamente diseñados, para una mayor evaluación de la relación entre el estado de vitamina D y la respuesta inmune a la infección, así como para la delimitación de los cambios necesarios en la práctica clínica y la atención médica de los pacientes con deficiencia de vitamina D en contextos de enfermedades infecciosas.(8)

En conclusión, habiendo analizado las revisiones sobre mecanismos de acción de vitamina D y magnesio, los dos podrían tener un efecto sinérgico en el metabolismo óseo y la prevención de osteoporosis. Por otra parte, la actividad de magnesio en el sistema inmune, continúa siendo un tema de investigación. Los mecanismos por los cuales la deficiencia de vitamina D influye en el sistema inmunológico han sido objeto de más investigaciones.(7)

Se requiere de ensayos clínicos para determinar el efecto de magnesio en la respuesta inmunitaria.

Interacciones

Evite tomar las medicinas simultáneamente con el producto. Vitamina D+ magnesio puede tener las siguientes interacciones:

· LEVOTIROXINA: Debe separarse la administración de ambas por 4 hs. El Ca inhibe la absorción de levotiroxina formando complejos insolubles

 · BLOQUEANTES H2 e INHIBIDORES BOMBA PROTONES: Bloqueantes H2 e inhibidores de bomba disminuyen la absorción de carbonato de calcio que requieren un medio ácido. Usar CITRATO

· TETRACICLINAS: Las tetraciclinas deben ser tomadas 2 horas antes O al menos 4-6 horas después que el producto, el Ca disminuye la absorción de tetraciclinas al formar complejos insolubles.

· BIFOSFONATOS: Los bifosfonatos deberían tomarse 30 minutos antes de calcio + D o idealmente en otro momento del día.

· ANTIBIóTICOS QUINOLONAS: El calcio disminuye su absorción al formar complejos insolubles. Tomar al menos 2 horas antes o 4-6 horas después que el calcio.

· DIGOXINA: La hipercalcemia aumenta el riesgo de arritmias fatales.

· TIAZIDAS Disminuyen la excreción de calcio. Deben monitorearse regularmente niveles de PTH y calcemia.

 Hidantoína o primidona, pueden disminuir los niveles plasmáticos de vitamina D y reducir su efectividad.

Altas cantidades de zinc en la dieta (12-142 mg/dia), pueden disminuir la absorción del magnesio. Se recomienda no tomar concomitante con este producto.

Si toma algún medicamento de forma crónica, consulte a su médico antes de usar vitamina D+ magnesio. (1), (4)

Contraindicaciones y advertencias

No se debe administrar en niños, pacientes con hipersensibilidad conocida a cualquiera de sus componentes e insuficiencia renal crónica. En caso de tomar medicamentos de forma crónica, encontrarse en estado de embarazo, o durante período de lactancia, debe consultar a su médico antes de iniciar el producto.

Se recomienda precaución si padece diabetes, dependencia alcohólica, enfermedad hepática, fenilcetonuria, pues requiere de estricto control de las cantidades de magnesio que consume a diario. (1), (4)

Efectos adversos

Son poco frecuentes si se toma en las dosis indicadas.

Algunos efectos adversos son:

· Efectos a nivel gastrointestinal como son vómito, náusea, estreñimiento, flatulencia, dolor epigástrico, diarrea.

· Reacciones dermatológicas como  prurito, urticaria.

· Dificultad para respirar

· Inflamación de cara, labios, lengua o garganta.

· Diarrea

· Dolor abdominal

En la mayoría de pacientes, son de carácter leve y transitorio y ceden con el ajuste posológico o la interrupción del tratamiento. Por ello, si usted experimenta alguno de los síntomas mencionados u otros, suspenda su uso y consulte a su médico de inmediato.(1)

Toxicidad

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, el riesgo de hipercalciuria, hipercalcemia, y los niveles de 25 (OH) D en suero por encima del límite superior, puede aumentar si se consume en niveles superiores a 100 mcg diarios. El nivel no observado de efecto adverso (NOAEL) se considera que es 100 mcg de vitamina D al día y 200nmol de 25 (OH) D / L de suero; se recomienda una ingesta máxima de 50 mcg  (2000 UI) al día.

Los síntomas agudos de intoxicación por magnesio son raros, e incluyen anorexia, dolor de cabeza, vómito y estreñimiento y en caso de no ser corregido el trastorno puede llevar a distrofia, perturbaciones sensoriales, fiebre, poliuria, deshidratación, apatía, retraso en el crecimiento e infecciones del tracto urinario.

La intoxicación por magnesio no es un problema clínico común, generalmente se debe a la ingestión de dosis elevadas en pacientes con insuficiencia renal leve a moderada.

No tome más de la dosis diaria recomendada para evitar toxicidad. (1)

La toxicidad por la vitamina D puede ser el resultado de exceso de consumo regular de esta vitamina ( suplementación ) y puede conducir a hipercalcemia y el exceso de pérdida de masa ósea.

Las personas que corren mayor riesgo son aquellos con hiperparatiroidismo, enfermedad renal, sarcoidosis, tuberculosis o histoplasmosis. Hipercalcemia crónica puede conducir a complicaciones graves o incluso mortales y debe ser administrado por un médico.

Los primeros síntomas de la hipercalcemia pueden incluir: náuseas, vómitos y anorexia (apetito o pérdida de peso), seguida de poliuria (exceso de orina), polidipsia (sed excesiva), debilidad, fatiga, somnolencia. No consumir más de la dosis recomendada. (1).

 

Bibliografía

1. http://www.naturalstandard.com/databases/herbssupplements/vitamind.asp?#

2. Marik PE1, Flemmer M. Do dietary supplements have beneficial health effects in industrialized nations: what is the evidence? JPEN J Parenter Enteral Nutr. 2012 Mar;36(2):159-68

3. Clifford J. Rosen, M.D. Vitamin D Insufficiency. N Engl J Med 2011;364: 248-54.

4. http://www.naturalstandard.com/databases/herbssupplements/all/magnesium.asp?#

5. Robert K. Rudea, Helen E. Gruberb REVIEW: CURRENT TOPICS Magnesium deficiency and osteoporosis: animal and human observations. ournal of Nutritional Biochemistry 15 (2004) 710–716

6. Effect of calcium phosphate and vitamin D3 supplementation on bone remodelling and metabolism of calcium, phosphorus, magnesium and iron. Ulrike Trautvetter1. Nadja Neef1. Trautvetter et al. Nutrition Journal 2014, 13:6

7. Femke Baeke, Tatiana Takiishi. Vitamin D: modulator of the immune system. Lkjlk Current Opinion in Pharmacology 2010, 10:482–496.

8. Yamshchikov AV1, Desai NS. Vitamin D for treatment and prevention of infectious diseases: a systematic review of randomized controlled trials. Endocr Pract. 2009 Jul-Aug;15(5):438-49.

9. Margherita T Cantorna, Yan Zhu, Vitamin D status, 1,25 dihydroxyvitamin D3, and the immune system. Am J Clin Nutr 2004;80(suppl):1717S–20S.

10. Barbara Prietl, Gerlies Treiber. Review.Vitamin D and Immune Function. Nutrients 2013, 5, 2502-2521